TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

 

 728x90

TRAS CARTÓN   La Paternal, Villa Mitre y aledaños
 13 de abril de  2024
A+ A A-

Eternamente agradecidos

Eternamente agradecidos

Ocurrió hace ya casi diez días y recién hoy nos enteramos al guglear por Internet que a sus 84 años nos dejó Mario Videla, extraordinario organista, clavecinista y quizá el más importante difusor de la música de Johann Sebastian Bach que haya tenido la Argentina. Fue también uno de los más relevantes promotores de la música del Barroco a nivel internacional, como lo manifiesta el hecho de haber participado en numerosos festivales en Europa y el haber sido invitado en 1985 por Helmuth Rilling, célebre director de orquesta alemán, a integrar el Collegium Bach de Stuttgart.

Fundador y alma mater de la Academia Bach, la cual lleva ya cuarenta años de existencia, realizó, llevando la batuta de la orquesta de esta institución, una gran cantidad de conciertos, muchos de ellos en la Iglesia Evangélica Metodista de Almagro, adonde tuvimos la oportunidad de concurrir varias veces. A través de ciclos anuales, la orquesta y sus solistas deleitaron al público con más de ochenta cantatas, los oratorios de Navidad y de Pascua, el Magnificat, así como numerosas obras instrumentales tanto de Bach como de otros compositores de los siglos XVII y XVIII. Pero no eran simplemente conciertos: un sello de distinción de esos encuentros era el afán que ponía Mario en divulgar sus conocimientos sobre la historia y la vida de los compositores que se ejecutaban, así como aspectos relacionados con el carácter de las obras, y siempre lo hacía con amena pedagogía.

Tuvimos también la oportunidad de escuchar a Mario como organista solista en imponentes iglesias católicas como la San Juan Bautista, de Alsina y Piedras.

A propósito de la música para órgano, no puede dejar de destacarse la valiosísima iniciativa que tuvo durante 2021 y 2022, casi a modo de último legado, de promover un ciclo de conciertos en el Centro Cultural Kirchner con toda la vastísima obra que Bach compuso para ese instrumento, ciclo para el cual fueron convocados una gran cantidad de intérpretes de excelencia argentinos y extranjeros.

¡Qué decir de cómo nos acompañan su voz y sus análisis de las cantatas sacras de Bach por FM Nacional Clásica todas las mañanas de domingo mientras desayunamos! Ojalá la dirección de la radio decida, por mucho tiempo y con una adecuada presentación, continuar emitiendo esos valiosos programas que están grabados y pensados en su mayoría para acompañar el calendario litúrgico.

Cuando el pasado 26 de marzo fuimos a ver y escuchar a su querida orquesta en el Teatro Colón, donde también estuvo muchas veces convidando música y transmitiendo su saber, haciendo el Oratorio de Pascua de Bach, su estado de salud ya no le permitía ejercer su función de director en escena, pero no se privó de estar presente en el escenario e incluso hablar al público que le respondió con un enorme afecto y con la que tal vez haya sido la última ovación que recibió.

Fernando Barco, querido amigo melómano y tenaz difusor de la música de Bach, con quien hablamos por la mañana al enterarnos de la noticia de la muerte de Mario, subrayó, como condicionante de los casi diez días que pasamos en la ignorancia de este triste acontecimiento, la falta de difusión a través de los medios de comunicación masiva, y expresó al respecto: “Habla bastante mal de lo que es nuestro nivel cultural, porque Mario Videla es una eminencia. Lo que pasa es que eligió vivir en la Argentina, hacer todo en la Argentina, y así de alguna manera se le paga, pero de última uno le va a estar eternamente agradecido por todo lo que hizo”.

volver arriba

Secciones

Nosotros

Archivo

Contacto