TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

 

 728x90

TRAS CARTÓN   La Paternal, Villa Mitre y aledaños
 22 de mayo de  2024
A+ A A-

Desde los cielos luminosos de Villa Ortúzar

Desde los cielos luminosos de Villa Ortúzar

Ni la ciudad, y menos Villa Ortúzar, pueden dejar de reconocer a José Portogalo como uno de sus poetas esenciales. Prolífico autor y hombre de innumerables oficios, al cumplirse hoy el cincuentenario de su fallecimiento, estimamos oportuno reproducir aquí el trabajo que realizamos para la edición impresa de Tras Cartón de septiembre de 2013 en ocasión del 40° aniversario de su partida.

Grito de rebeldía contra un orden injusto. Canto que anuncia un porvenir luminoso. Música del lenguaje. Celebración de los rituales cotidianos de la vida. Ponderación de la amistad en su sentido pleno. Todos estos rasgos podrían aproximarnos a una configuración del universo poético de José Portogalo. Sólo aproximarnos, porque ese universo es tan vasto y rico que nos demanda aún muchas más lecturas para definirlo con mayor justeza.

Marcado por su cuna humilde y su condición de inmigrante (llegó a Buenos Aires desde Calabria con su madre cuando apenas tenía cuatro años), Portogalo transitó por varios oficios: albañil, florista, lustrabotas, vendedor ambulante, portero de escuela, periodista… Toda esta experiencia, lejos de haber postergado su vocación poética, la potenció, porque ella estaba indisolublemente ligada a su sentido de pertenencia a la clase trabajadora. En muchos de sus poemas juveniles, Portogalo canta con exaltación desde un “nosotros” que se apresta para ejercer la violencia revolucionaria como único modo de cambiar el mundo. Así de explícitos son los versos de Tumulto: “Al carajo con todas las parábolas bellas. / Al carajo con todos los escrúpulos sordos. / Presentemos las armas proletarios del mundo / y a tiro limpio, firmes, vaciémosles los ojos”.

Influenciado, entre otras, por las lecturas de Federico García Lorca, Pablo Neruda y Enrique Banchs, Portogalo, que incluso hasta tuvo que exiliarse en Uruguay durante unos años por lo “escandalosos” que resultaban sus poemas para el gusto de la burocracia cultural de la década infame, abandona su impaciencia furiosa y comienza una etapa en la que se inclina por ahondar en su veta más lírica, presente desde Tregua, el primero de sus libros editado en 1933. De ahí en más será permanente el refinamiento de su lenguaje poético.

Una bella síntesis de su madurez creativa la podemos encontrar en la Oda elegíaca del padre que llevó una aurora en los hombros. Allí el poeta le habla a su padre muerto (el padre que lo crio con amor y no el biológico que lo abandonó; el padre verdadero, en fin, y del que tomó su apellido como propio): “Para que me comprendas no quiero el epitafio / ni quiero la agonía de las lágrimas; / no quiero ese esqueleto, esa tumba de barro, / sino el aire, la lluvia, el baldío, la parra; / no quiero para ti la piedra, sino el árbol, / sino el humo, la sal y las campanas; no quiero el trapo negro, sino el hombre / que conmigo conversa cuando tú me acompañas; / quiero la mariposa, el acordeón, la esquina, / el sol que se aglomera entre las tapias, / los patios con un fondo donde el gallo comenta / el ¡buen día! golpeándose las alas; / quiero el mate, su sorbo conversado entre amigos / y los ferrocarriles que suman la distancia / el cereal que se dora madurando hacia el cielo, / aquella golondrina y este perro que ladra”. Como se puede apreciar, el receptor que subyace por detrás de su padre muerto son todos los hombres de su tiempo y de los tiempos venideros, y el mensaje condensa los valores de su vida y de su poética.

Portogalo se encontraba unido por una estrecha amistad y por una profunda afinidad ideológica con Raúl González Tuñón, uno de los vates más notorios de esta ciudad. En una conmovedora semblanza en la que este da testimonio de esa relación, a propósito de la identidad barrial en la poesía de su amigo, señala: “(…) así como Carriego es el poeta de Palermo, Portogalo siempre siguió siendo fiel a los amplios patios y a los cielos luminosos de Villa Ortúzar. Ya esos patios desgraciadamente han desaparecido. Esos patios desaparecieron, pero no los cielos luminosos. E incluso si esos cielos hubieran desaparecido y los invadiera una niebla como la de Londres, ellos permanecerían preservados en los poemas de Portogalo de la línea porteñista. Porque él, como todos nosotros, éramos y somos enamorados de nuestra ciudad. La sentimos y la cantamos”.

La fisonomía de la urbe efectivamente ha cambiado y los niveles de enajenación de la sociedad se han acrecentado pavorosamente. Precisamente por eso la poesía es más necesaria que nunca. Y entre ellas la de nuestro querido Pepe.

Fuentes consultadas

http://www.elortiba.org

Portogalo, José (1982). Los pájaros ciegos y otros poemas. Buenos Aires, Centro Editor de América Latina.

volver arriba

Historia

Salvador Dalí: surrealismo en el arte

11 Mayo, 2024

Salvador Dalí: surrealismo en el arte

Se cumplen hoy 120 años del nacimiento de Salvador Dalí, el artista plástico más conocido del siglo XX por el gran público junto a Pablo Picasso. Exponente máximo del surrealismo en la pintura, fue un experto en cuanto a vender su imagen. Con sus excentricidades,...

Juan Moreira: entre la realidad y la ficción

30 Abril, 2024

Juan Moreira: entre la realidad y la ficción

Hoy se cumplen 150 años del episodio en el que Juan Moreira, gaucho argentino canonizado por la literatura, fue abatido y muerto en la localidad de Lobos por la policía. El trabajo que aquí presentamos se propone un contrapunto entre su vida real y la...

El Greco: misticismo en la pintura

07 Abril, 2024

El Greco: misticismo en la pintura

Se cumplen hoy 410 años de la muerte de Domenikos Theotokopoulus, más conocido como “el Greco” por haber nacido en Candia, en la isla de Creta. Pintor que supo captar el estado melancólico y ascético de la España de la Contrarreforma. La división de la cristiandad...

El arte de Lino Enea Spilimbergo

16 Marzo, 2024

El arte de Lino Enea Spilimbergo

Hoy se cumplen sesenta años del fallecimiento en Unquillo de Lino Enea Spilimbergo, pintor y grabador considerado entre los más grandes del arte argentino. Nacido en Buenos Aires el 12 de agosto de 1896, tres años después el pequeño Lino fue llevado por su madre al...

Secciones

Nosotros

Archivo

Contacto