TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

Ba Elige 728x90

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 26 de abril de  2017
A+ A A-

Historia y leyenda de La Maldonado

Historia y leyenda de La Maldonado

La Buenos Aires fundada por Mendoza hace 480 años, además de objeto de investigación de historiadores, ha sido fuente de inspiración de literatos, aunque la frontera entre los campos de unos y otros resulta muy permeable: así como hubo quienes combinaron su imaginación de escritores con información bien documentada de lo ocurrido, hubo historiadores que relataron episodios en los cuales parece pesar más la leyenda que el rigor testimonial.
Un ejemplo de ello es lo que ocurre con Ruy Díaz de Guzmán al referirse en su libro La Argentina a La Maldonado, una mujer que habría sido una de las pobladoras de esa efímera Buenos Aires del siglo XVI y que en su huida en busca de sustento habría establecido un vínculo de ribetes fantásticos con una leona, merced al cual salvó su vida. El arroyo Maldonado -el mismo que se encuentra entubado debajo de la avenida Juan B. Justo- debería su nombre a la mujer, pues habría sido en lugar muy cercano a su cauce el sitio del fabuloso encuentro entre la fiera y ella.
Aquí reproducimos, respetando su grafía original, dos pasajes de esta historia que rescatamos del mencionado cronista americano.
“Finalmente murió casi toda la gente, donde sucedió que una mujer española, no pudiendo sobrellevar tan grande necesidad fue constreñida a salirse del real, e irse a los indios, para poder sustentar la vida; y tomando la costa arriba, llegó cerca de la Punta Gorda en el monte grande, y por ser ya tarde, busco adonde albergarse, y topando con una cueva que hacía la barranca de la misma costa, entró en ella, y repentinamente topó con una fiera leona que estaba en doloroso parto, que vista por la afligida mujer quedó ésta muerta y desmayada, y volviendo en sí, se tendía a sus pies con humildad. La leona que vio la presa, acometió a hacerla pedazos; pero usando de su real naturaleza, se apiadó de ella, y desechando la ferocidad y furia con qué le había acometido, con muestras halagüeñas llegó así a la que ya hacía poco caso de su vida, y ella, cobrando algún aliento, la ayudó en el parto en que actualmente estaba, y venido a luz parió dos leoncillos; en cuya compañía estuvo algunos días sustentada de la leona con la carne que traía de los animales; con que quedó bien agradecida del hospedaje, por el oficio de comadre que usó; y acaeció que un día corriendo los indios aquella costa, toparon con ella una mañana al tiempo que salía a la playa a satisfacer la sed en el río donde la sorprendieron y llevaron a su pueblo, tomándola uno de ellos por mujer, de cuyo suceso y demás que pasó, haré relación adelante”.
“(…) En este tiempo sucedió una cosa admirable, que por serio la diré, y fue que habiendo salido a correr la tierra un capitán en aquellos pueblos comarcanos, halló en uno de ellos, y trajo a aquella mujer española de que hice mención arriba, que por la hambre se fue a poder de los indios. Así que Francisco Ruiz Galán la vio ordenó que fuese echada a las fieras, para que la despedazasen y comiesen; y puesto en ejecución su mandato, llevaron a la pobre mujer, la ataron muy bien a un árbol, y la dejaron como una legua fuera del pueblo, donde acudieron aquella noche a la presa gran número de fieras para devorarla, y entre ellas vino la leona a quien esta mujer había ayudado en su parto, y habiéndola conocido, la defendió de las demás que allí estaban, y que querían despedazarla.
Quedándose en su compañía, la guardó aquella noche, el otro día y la noche siguiente, hasta que al tercero fueron allí unos soldados por orden de su capitán a ver el efecto que había surtido dejar allí aquella mujer; y hallándola viva, y la leona a sus pies con sus dos leoncillos, que sin acometerlos se apartó algún tanto dando lugar a que llegasen; quedaron admirados del instinto y humanidad de aquella fiera. Desatada la mujer por los soldados la llevaron consigo, quedando la leona dando muy fieros bramidos, mostrando sentimiento y soledad de su bienhechora, y haciendo ver por otra parte su real ánimo y gratitud, y la humanidad que no tuvieron los hombres. De esta manera quedó libre la que ofrecieron a la muerte, echándola a las fieras. Esta mujer yo conocí, y la llamaban la Maldonada, que más bien se le podía llamar Biendonada; pues por este suceso se ve no haber merecido el castigo a que se expusieron, pues la necesidad había sido causa a que desamparase a los suyos, y se metiese entre aquellos bárbaros. Algunos atribuyen esta sentencia tan rigurosa al capitán Alvarado, y no a Francisco Ruiz, mas cualquiera que haya sido, el caso sucedió como queda dicho, y no carece de crueldad casi inaudita”.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Historia

La Semana Santa de 1987

16 Abril, 2017

La Semana Santa de 1987

Hoy se cumplen treinta años del primer alzamiento carapintada. A propósito de este suceso, reproducimos la nota que realizamos para la edición de abril de 1998 de nuestro periódico. En la Semana Santa de 1987, el país se vio conmocionado por la rebelión de un sector...

Malvinas: guerra y trasfondo internacional

02 Abril, 2017

Malvinas: guerra y trasfondo internacional

Hoy se cumplen 35 años del desembarco de fuerzas militares argentinas en las islas Malvinas, desembarco que significó su recuperación momentánea para la soberanía nacional después de más de siglo y medio de ocupación inglesa. ¿Qué pudo conducir al régimen reaccionario que encabezaba Leopoldo Fortunato...

El preludio del Gran Octubre

08 Marzo, 2017

El preludio del Gran Octubre

Hoy se cumplen cien años de la revolución rusa de febrero de 1917 [marzo, según nuestro calendario]. Aquellas jornadas determinaron el derrocamiento del zar y la apertura de un conjunto de luchas entre la revolución y la contarrevolución, que culminó en el triunfo proletario de...

El múltiple aporte de José Luis Romero

28 Febrero, 2017

El múltiple aporte de José Luis Romero

Hace exactamente cuarenta años, el 28 de febrero de 1977, fallecía el historiador José Luis Romero, quien desempeñó un rol relevante en la renovación de los estudios históricos en la Argentina. Entre sus más importantes contribuciones está la de haber introducido en nuestro país la...

Secciones

Nosotros

Contacto