Logo
Imprimir esta página

Rechazo legislativo al decreto presidencial

Rechazo legislativo al decreto presidencial

La Legislatura de la Ciudad Autónoma votó anteayer, al término de una extensa sesión, una declaración en la que expresa “su categórico rechazo y profunda preocupación por el Decreto 735/2020 del señor Presidente de la Nación en tanto implica la reducción unilateral e inconstitucional de la asignación presupuestaria histórica de la Ciudad, en un contexto de máxima vulnerabilidad sanitaria, social, económica, fiscal y de seguridad a partir de la pandemia”.

Se trata del reciente decreto presidencial que le quita un punto de coparticipación a esta ciudad y lo transfiere a la provincia de Buenos Aires.

En la misma declaración, el cuerpo expresa también “su profunda preocupación por los hechos ocurridos durante la manifestación de la policía bonaerense en las inmediaciones de la quinta de Olivos” y “reafirma su compromiso inclaudicable en defensa de la democracia y el respeto de las instituciones”.

El texto reúne los proyectos de Diego García Vilas, jefe del interbloque del oficialismo porteño, y de Juan Manuel Valdés, del opositor Frente de Todos, que no fueron consensuados.

El primero de esos proyectos, cuyo texto constituye el primer párrafo de la declaración aprobada, requería para su tratamiento la alteración del orden del día, y así lo pidió su autor. Para ello se necesitaban los votos afirmativos de dos tercios de los presentes, y García Vilas solicitó que esa votación fuera nominal.

Así se hizo, pero el bloque de Vamos Juntos y sus aliados reunieron 39 votos, uno menos de los requeridos, en tanto que el Frente de Todos y la representante de AyL sumaron 18 votos negativos, mientras que el Frente de Izquierda aportó tres abstenciones.

De todos modos, el decreto presidencial suscitó un intercambio de palabras e ideas que se inició cuando se pasó al siguiente tema, oportunidad en que la oficialista Cristina García de Aurteneche, al principio de su intervención, manifestó: “Antes de exponer sobre la temática acordada en este segmento, me tomo unos segundos de mi tiempo para expresar mi total repudio y rechazo a la medida anunciada en forma unilateral e inconsulta por el señor presidente de la Nación en desmedro de los intereses de los vecinos y vecinas de nuestra ciudad”.

Entre las intervenciones, se destacó la de Sergio Abrevaya (Gen), quien destacó, “para que lo tengan claro”, que “la ciudad de Buenos Aires es provincia” y que “ya en el último fallo de Buenos Aires contra Córdoba, porque hubo una discusión impositiva, la Corte deja claro que es provincia”. Sostuvo al respecto que, “como es provincia, tiene derecho a la coparticipación que no tuvo y sin la que hizo frente a gastos gigantescos que se le transfirieron”.  

Consideró que “la ciudad va a tener que repensar enormemente qué hace” y opinó que “tiene que ir a la Corte, si no el impacto, y hay que decírselo a los porteños, va a ser la restricción de algo en algún lado”. 

A su vez, Hernán Reyes (CC-ARI) hizo saber que “el monto que nos va a quitar, o que intenta quitarnos de manera arbitraria y discrecional el Gobierno nacional, es equivalente al 50% de todo el presupuesto que tenemos destinado para justicia y seguridad” y “es equivalente a lo que hemos gastado en el primer semestre en educación y en salud”.  

Advirtió que “en el mismo momento en que nos cae la recaudación y tenemos que aumentar el gasto para atender la pandemia, aparece un recorte de estas características”, pero “cuando el gobierno nacional cree que le saca la plata a [Horacio] Rodríguez Larreta, se la está sacando a seis millones de personas que entran y salen todos los días para trabajar, para atenderse, para educarse”. 

Posteriormente, Juan Manuel Valdés (FdT) pidió el tratamiento sobre tablas del proyecto de su autoría que mencionamos al principio de esta crónica, y que planteaba que el cuerpo expresara “su profunda preocupación por los hechos ocurridos en las inmediaciones de la Quinta de Olivos, donde personal de la policía bonaerense se manifestó exhibiendo sus armas”, convocara “a las partes involucradas a la pronta resolución del conflicto relativo a la recomposición salarial de las fuerzas de seguridad de la provincia de Buenos Aires” y reafirmara “su compromiso inclaudicable en la defensa de la democracia y el respeto a las instituciones”.

Para ello era necesario, al igual que en el caso del proyecto de García Vilas, alterar el orden del día, lo que se logró sin inconvenientes; tampoco los hubo para habilitar la tabla.

García Vilas propuso entonces que el tratamiento del proyecto de Valdés fuera “con discursos, a razón de cinco minutos por bloque, más tres minutos adicionales por diputado”, lo que se aprobó.  

Siguieron tres horas y media de debate, en el que la gran mayoría de los oradores se refirió de uno u otro modo al decreto presidencial.

Así, Gabriel Solano (FIT) apuntó: “No vamos a comprar la idea de que [Horacio Rodríguez] Larreta se presente como el defensor de la ciudad de Buenos Aires, de ninguna manera lo vamos a admitir, y por eso no compartimos la presentación que se hace acá de un gobierno local que aparece preocupado por los porteños cuando lo vemos todo el tiempo siendo un ajustador; pero este golpe a la ciudad existe y hay una quita de presupuesto que va a golpear a los trabajadores de la ciudad de Buenos Aires”.    

Por su parte, Claudia Neira (FdT) desafió: “Si quieren discutir sobre la coparticipación podemos discutir sobre la coparticipación, no hay ningún problema porque nosotros hablamos de frente a la sociedad y tenemos bien en claro que cuando el presidente de la Nación toma una decisión como la del día de ayer [por el miércoles último] lo hace como lo ha hecho durante toda la pandemia y durante todos estos meses de su gobierno, atendiendo las necesidades de todos los argentinos y argentinas y muy especialmente, como lo ha hecho durante la pandemia, también pensando en los porteños y en las porteñas”.                                        

Finalmente, Martín Ocampo (UCR-Ev) planteó: “Como este debate ha sido muy rico y la declaración me parece que se queda corta en expresar todo lo que hemos debatido, le voy a proponer una modificación en el texto”.

Y leyó un escrito cuyo primer párrafo era igual al texto de García Vilas, el segundo una variante del primer párrafo del proyecto de Valdés, cuyo tercer párrafo constituía también el tercero del propuesto por Ocampo.

La moción de este último provocó la reacción de los legisladores del Frente de Todos, como Javier Andrade, quien opinó que era antirreglamentario tratar de incorporar otros temas al expediente presentado por Valdés.

“No es antirreglamentario”, sentenció Agustín Forchieri, que presidía la sesión, y el secretario parlamentario explicó por qué efectivamente no lo era.  

Fue entonces cuando Valdés, que participaba de manera virtual, intervino “para rechazar la moción del diputado Ocampo” y dijo: “Yo no voy a presentar un proyecto sobre tablas para que en este recinto se lo modifique, se lo tergiverse y se lo malverse de la manera que se está planteando”.

Por su parte, García Vilas observó que “el presidente de todos los argentinos planteó el decreto en función del conflicto de la provincia de Buenos Aires” y coligió que “entonces, pretender que no es la misma temática es una cuestión absolutamente absurda”. Pidió que “en todo caso, se pongan en consideración los dos textos y se voten los mismos, y en función de eso se resuelva por mayoría”.

Consultado nuevamente el secretario parlamentario, puntualizó que “hay cosas que el reglamento no puede solucionar”, y que “prevé muchas cuestiones, pero otras son fruto de la decisión política”, pero aclaró que “el reglamento permite incorporar modificaciones a un proyecto”. En cuanto a la propuesta de Ocampo, dictaminó: “No corresponde que la desestime la secretaría ni la presidencia, algo tenemos que hacer con esa propuesta que ya está presentada”.

Valdés anunció entonces: “Hace más de diez minutos solicité a Mesa de Entradas el retiro de mi proyecto y lo pido nuevamente ante el pleno del cuerpo”. Dijo que lo había hecho “en atención a esta clara malversación de un proyecto que tuvo como objetivo la defensa de la institucionalidad”.  

Sin embargo, el secretario parlamentario advirtió que “no resulta posible retirar un proyecto, mucho más porque está en tratamiento”. Y especificó: “Tenemos que dar final a esta situación, estamos con un tratamiento sobre tablas habilitado, un debate que se dio y el expediente está en consideración”.

Finalmente, Forchieri puso a votación el texto leído por Ocampo, ante lo cual María Rosa Muiños, del Frente de Todos, anunció que su bloque abandonaría el recinto para no convalidar esa situación.  

Se votó a mano alzada y la declaración fue aprobada.

Derechos ReservadosTrasCartón
Diseño Web Codigo Imagen