TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

 

728x90 elecciones

 

 ban821

TRAS CARTÓN   La Paternal, Villa Mitre y aledaños
 30 de septiembre de  2022
A+ A A-

“Los argumentos son de todo tipo y color”

“Los argumentos son de todo tipo y color”

Como capricho o como cuestión de fe, como ideología o aspiración de clase, así describen los médicos y médicas a las actitudes de los antivacunas con que se han cruzado. ¿Qué les respondieron en cada caso? ¿Qué debería hacer con ellos el sistema de salud? Aquí la voz de tres profesionales de hospitales públicos de la Ciudad de Buenos Aires.

La negativa a vacunarse es, a esta altura de la pandemia, una postura no extendida en la Argentina, pero sí cuasi inamovible, una suerte de lugar ideológico. También lo es la “militancia” por la vacunación, con argumentos que van desde lo sanitario a lo social, lo empático, lo colectivo. ¿Qué pasa cuando este antagonismo aparece en el consultorio médico? ¿Qué sienten los trabajadores de la salud cuando ven cuadros graves que podrían ser evitables con la vacuna, o cuando personas en riesgo por sus comorbilidades les plantean que, de todos modos, no se van a inocular? ¿Hay estrategias posibles para explicar, convencer, o la cuestión va por fuera de los argumentos lógicos y racionales? Y en esos casos, ¿los médicos pueden negarse a atender?

Como un capricho

Jorge Rodríguez es médico de la guardia del hospital Ramos Mejía; asegura que en estos años de pandemia ha visto “de todo” en las diez camas de la sala que tiene a cargo. Con pragmatismo concluye que “no lo sorprenden” los no vacunados que llegan graves a la consulta: “Era lo esperable”, evalúa.

Cuenta que lo más habitual es que, frente a esta situación ya consumada, los pacientes pidan entonces por la vacuna. “Atraviesan internaciones largas que son difíciles, se dan cuenta de que lo podrían haber evitado. Ahí ya no hay mucho para hacer y no tiene sentido hacer sentir peor al paciente. Uno los acompaña y les da las pautas de lo que tienen que hacer cuando salgan de la internación, entre otras cosas, vacunarse pasado un tiempo”, comenta. 

Claro que ha visto casos distintos: “Un paciente Epoc, con la capacidad respiratoria comprometida, llegó con Covid bastante delicado. Aun con ese cuadro, seguía insistiendo en que no se iba a vacunar”, relata, y se vuelve a sorprender al recordarlo.

¿Qué hace en esos casos? “La verdad, no hay mucho margen. Ese grado de testarudez no se puede revertir, yo lo veo como un capricho. Pero nunca dejamos de dar las pautas médicas, como en todos los casos. Tratamos de aconsejar, de convencer de a poco. Sin insistir demasiado porque también puede volverse en contra. Yo les cuento casos que traté. Comparo lo que veo con la vacuna y sin la vacuna. Luego, al no ser obligatorio, está en cada uno seguir la prescripción de la vacuna o no”, cree.

De acuerdo a lo que ha visto en la práctica clínica, Rodríguez cree que lo mejor sería volver obligatoria a la vacuna. “Ahí se terminarían todos estos problemas, a esta altura de la pandemia es lo más lógico”, opina. Imagina que es lo que va a terminar pasando con el tiempo, aquí y en el mundo.

Rodríguez diferencia entre los que no se quieren vacunar (“hay escépticos y hay críticos, están los que creen que ‘la vacuna es un negocio’ o que ‘se hizo demasiado rápido entonces no sirve para nada’”, repasa lo que ha escuchado en la consulta) y los que no se vacunaron por otros motivos. A estos últimos se los ve con frecuencia en el hospital: “Porque no sacaron el turno, no supieron cómo, lo perdieron, pacientes que no cuentan con recursos como una computadora o un celular con conexión, o que son muy mayores y no tienen quién los anote”, explica.

Cuestión de fe

La médica ginecóloga Laura Ariel trabaja en el hospital Durand y atiende en su consultorio. Cuenta que fue de las primeras en vacunarse en el país, el 3 de enero del año pasado. “Había mucha desconfianza y al principio fue muy loco lo que me pasó a mí: me agarró como una angustia de conejillo de Indias”, recuerda. “Hoy, cuando me dicen que esta vacuna es experimental, les digo que entonces es el ensayo clínico más grande de la historia, porque ya hay más de 5.000 millones de personas vacunadas en el mundo”, compara.

Ariel cuenta que es frecuente encontrar entre las secuelas de la Covid alteraciones del ciclo, por tanto, siempre surge el tema de la enfermedad y la vacuna. Y que en el consultorio aparecen, cada tanto, quienes manifiestan que no van a vacunarse, o que no van a darse la segunda dosis.

“No se ve en el hospital, pero sí en una clase media acomodada. Uno de los discursos más frecuentes es ligarlo a la vida sana, mucho más que a la industria farmacéutica”, cuenta su experiencia.

Describe como una suerte de impotencia la imposibilidad de contraargumentar las ideas antivacunas, ya sea desde lo científico (“es falaz que sea experimental”, “hoy se ve el efecto con la baja en las muertes e internaciones”) o también desde lo social (“no es solo por vos, es sobre todo por los demás”, “si te internan ocupás una cama de terapia que otro puede necesitar”). “Son inquebrantables, es una grieta”, concluye.

Y lamenta que haya quienes, incluso con comorbilidades, estén cerrados a estas posturas. “Tengo una paciente que tiene una enfermedad de debilidad muscular, ahora está en silla de ruedas. Es recontra de riesgo. No piensa vacunarse, y lamentablemente siento que no escucha ningún argumento, es como una cuestión de fe”, se apena.

Pediatría, ese lugar clave

Al cierre de esta nota, según los datos del Monitor Público de Vacunación cruzados con los del Indec y el Registro Nacional de las Personas, en la Argentina había un 10 por ciento de la población mayor de 40 años sin el esquema de vacunación completo, cifra que en la Ciudad de Buenos Aires se reduce al 3 por ciento. Pero entre los niños y niñas de entre 3 y 11 años, esta cifra se eleva al 50 por ciento; entre los adolescentes entre 12 y 17 años, al 30 por ciento. Ante esos números, es en este sector de la población en el que la campaña de vacunación se está enfocando actualmente.

En este contexto, el consultorio pediátrico se vuelve clave como lugar de información, aunque no es infrecuente escuchar en estos espacios un consejo particular dado a las familias: “Esperá”. No son, desde luego, la mayoría de los pediatras, pero se constata.

Noemí D’Artagnan es jefa del servicio de pediatría en el hospital Tornú y también atiende en el consultorio. Su experiencia le ha formado una idea clara sobre posturas y procedencias, y en el caso de los antivacunas describe una actitud de clase, podría decirse aspiracional. Arriesga una hipótesis particular: “Estoy convencida de que si esta vacuna fuera paga y no incluyera a los hijos de todos, muchas de esas mismas personas estarían comprándolas para los suyos”.

“Cuando existe un plan de vacunación inclusivo, que les garantiza el cuidado, la gente de las clases más postergadas no suele hacer un cuestionamiento. No tengo un estudio que lo demuestre, pero sí venimos trabajando en el hospital intensamente con niños y niñas con sospecha de Covid en asentamientos y barrios populares, y no encontramos esa resistencia”, compara.

D’Artagnan comenta que en el comienzo de la vacunación en niños y niñas de 3 a 11 años observó bastante resistencia, sobre todo en clases sociales medias y altas, pero con el tiempo las posturas fueron cambiando. Permanece, sin embargo, un “núcleo duro” antivacunas. “Los argumentos son de todo tipo y color: hay posiciones ideológicas, políticas, adhesión a ciertas tendencias progres naturales, desinformación; hay un mix de absolutamente todo”, describe.

E insiste en su observación: “Muchas veces estos discursos se desarman completamente cuando no hay acceso universal; entonces ahí son los primeros en querer acceder. Pasó con la gripe H1N1: toda la discusión pseudocientífica sobre la vacuna se apagó cuando se puso en venta, fuera de calendario, y fueron a comprarla”, asegura la pediatra. Suma la medicación antiviral (el Tamiflu) y la vacuna antigripal, indicada solo para casos especiales de niños con comorbilidades, como otro ejemplo: “Todos los años, montones de familias la compran para sus hijos, aunque no tenga criterio. La pueden comprar y la compran”, comenta.

“Yo sostengo que no quieren vacunar porque hay un 90 por ciento de la población argentina que sí se vacuna, porque está al alcance de todos”, concluye con contundencia la médica.

¿Se puede elegir no atender?

Frente al planteo de “yo no me vacuno”, o “no vacuno a mis hijos” hecho en un consultorio, en el que el médico o la médica pasan a estar expuestos, las respuestas son diversas. Para algunos es una limitante: eligen no seguir atendiendo a estas personas. Otros respetan, más allá de no compartirlas, lo que entienden como decisiones individuales y libres. En una postura intermedia, están los que siguen la atención pero sin dejar de expresar, una y otra vez, una oposición firme a estas posturas.

Ariel recuerda la respuesta que le “salió del alma” la primera vez que una paciente (a quien atendía desde hacía varios años, además) le dijo “yo no me vacuno”: “Qué bueno que viniste ahora para el control, porque no te voy a atender más”. “Le planteé que la próxima consulta sería la última”, rememora. Dice que hubo quien le respondió, con enojo, que estaba haciendo abandono de persona. “Pero en la cartilla de Osde hay más de 300 ginecólogos, puede elegir, no se está quedando sin atención. En cambio yo no puedo, me está exponiendo. Y a los pacientes de la sala de espera, también”, razona.

A pesar de esta respuesta que describe como visceral, la médica dice que es un dilema cada vez, porque, por supuesto, pesa el hecho de que son sus pacientes. “A esta mujer al final la seguí viendo, por cada vez que viene le digo que tiene una obligación pendiente no con ella, con los otros. Por lo menos trato de sembrar conciencia”, sonríe.

Para Rodríguez, en cambio, debe prevalecer la “libre decisión”. “Nosotros informamos y explicamos, pero creo que cada uno tiene que hacer lo que quiera”, opina. Aunque admite que “genera un poco de bronca ver que el que no está vacunado y llega grave y  consume un montón de recursos del sistema de salud”. “Trabajamos el doble, ocupamos el doble de recursos, todo porque alguien tuvo las herramientas y no quiso usarlas. Es injusto desde ese punto de vista”, reflexiona.

“Yo creo que esto es como otras cuestiones de salud en las que el paciente elige no seguir las indicaciones médicas, es respetable. Pero sí cada vez que vienen vuelvo a indicar las vacunas, insisto cada vez y anoto en mi historia clínica que no quieren vacunarse”, cuenta D’Artagnan.  

“Les explico que la tendencia a lo natural está buenísima en un montón de aspectos, pero que los fundamentalismos no sirven para nada en este contexto. Que la vacunación es una decisión social y que hay que salir de la pandemia, porque vivir así se vuelve insoportable. Que salimos del sarampión gracias al plan de vacunación, etc. Pero bueno, hay discursos que son imposibles de revertir”, concluye la médica.

Aporta un último dato: también varios de sus colegas demoran en darse la segunda dosis, o antes optaron por “esperar” y terminaron dándose la vacuna al viajar en Estados Unidos. “Los médicos también somos una corporación y también tenemos una ideología que no está basada en lo científico. ¡También somos humanos!”, concluye entre risas.


*www.trascarton.com.ar es miembro de la Cooperativa EBC 

volver arriba

Ciudad

Buenos Aires: el auto como problema

16 Septiembre, 2022

Buenos Aires: el auto como problema

Los autos particulares ocupan la mayor parte del espacio público y además generan accidentes, ruido y contaminación. Pero la sociedad no parece tener demasiado claro lo que le cuesta esta forma de movilidad. Hablan expertos y funcionarios. No termina de quedar claro para las y los...

Lanzan plan de restauración de monumentos

19 Agosto, 2022

Lanzan plan de restauración de monumentos

En virtud de un acuerdo entre el Ejecutivo porteño y las empresas Samsung, Chevrolet y Garnier Fructis, que se llevará a cabo con la anuencia que proporciona la Ley N° 6163 que crea “el régimen de patrocinio”, el organismo Monumentos y Obras de Arte (MOA),...

Apuesta a “un discurso de solidaridad”

05 Agosto, 2022

Apuesta a “un discurso de solidaridad”

¿Qué denuncias recibe la Defensoría del Pueblo? ¿Cómo las tramita? ¿Qué capacidad tiene de dar respuesta a las vecinas y vecinos de la Ciudad de Buenos Aires? A todas estas preguntas responde María Rosa Muiños, la Defensora, en una entrevista exclusiva para los medios barriales...

La atención primaria bajo la lupa

23 Julio, 2022

La atención primaria bajo la lupa

La atención primaria cumple un rol fundamental al descomprimir a los hospitales de agudos. Por eso va hacia el territorio a detectar y concientizar a la comunidad. ¿Cuáles son las dificultades con las que se enfrenta esta instancia sanitaria en la Ciudad de Buenos Aires?...

ban620b

 

Secciones

Nosotros

Contacto