TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

ban1217

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 12 de diciembre de  2017
A+ A A-

“Esto empieza en casa”

“Esto empieza en casa”

No se consideran una agrupación medioambientalista. Sin embargo, el objetivo que, desde fines del año pasado, los ha motorizado a agruparse y a lanzar Vecinos en Acción tiene una clara orientación ecológica: invitar al vecindario a acercar los residuos reciclables a su espacio de reunión para que sean recolectados y comercializados por El Correcamino, una cooperativa de cartoneros a través de la cual subsisten 43 familias y que ha decidido no negociar su autonomía y mantenerse independiente del Gobierno de la Ciudad.

Sábado por la mañana. Es el momento del encuentro. En la Plaza Malaver, ubicada entre las calles Estomba, Heredia, Girardot y Montenegro, en el barrio de Villa Ortúzar, se despliega una gran bandera con el nombre de la agrupación que facilita el rápido acercamiento. Allí conversamos con Paula Bruno, Valentina Bari y Pascal Joncquel, integrantes de este proyecto comunitario.

─¿Cómo surgió esta idea?

Paula Bruno: ─Con un grupo de vecinos con los que ya veníamos juntándonos por el tema de los árboles, las veredas, etc., surgió la idea de empezar a armar una posta para juntar todos los residuos que se puedan reciclar. Hay postas en Parque Chas, en Villa Crespo, acá en Villa Ortúzar en Los Incas y Victorica. Tomamos esa idea, estamos en contacto con esas postas, pero este grupo de vecinos se maneja autónomamente.

Valentina Bari: ─Una de las cosas que me parece importante destacar es que al trabajar con la cooperativa El correcamino lo que se arma es un circuito donde uno está aportando a que no sea exclusivamente la idea de separar la basura, sino todo el ciclo que hay desde el consumo y el destino de lo que se desecha, que debería volver a entrar en el circuito del consumo. El reciclado, si no vuelve a ser usado como materia prima, sigue siendo basura y el ciclo no tiene sentido. Si yo me ocupo de separar las cosas en mi casa para que después igual vayan a parar a un pozo, ¿para qué lo estoy haciendo?

Paula Bruno: ─Es difícil concientizar a la gente para que separe en sus casas y lo traigan acá una vez por semana. Ellos consideran que lavan la basura y nosotros lo que queremos es concientizar de que así como lavás el plato, lavás la botella de aceite o de Coca o de lo que sea. Eso todavía está costando. Por eso también elegimos la plaza como un espacio para poder realizar otras actividades que empiecen a convocar a los vecinos y a incentivarlos de que separen en sus casas, porque esto empieza en casa. Una vez que toman esa rutina, ya venir acá es un paso que se les puede tornar mucho más fácil.

─¿Qué valoración hacen de la política pública respecto de la separación de residuos?

Paula Bruno: ─El Gobierno de la Ciudad trabaja con cooperativas a las que les paga dos mangos y además la basura se separa de una manera que no sabemos adónde va. Por otro lado, el que vende toda esa basura no es la cooperativa y el dinero se lo queda el Gobierno de la Ciudad. Y ese dinero no vuelve a los ciudadanos, con lo cual hay una línea en este proceso, desde que dejan la basura en este contenedor hasta que se recibe la parte económica, que nosotros desconocemos. Nosotros, con la cooperativa El correcamino, conocemos todo el proceso, desde que yo separé la bolsita de arroz hasta que esa bolsita de arroz se convirtió en materia prima para otra cosa, y conocemos todos los pasos que están ahí.

Pascal Joncquel: ─Mucha gente vive de esto. Desde el cartonero que conocemos todos con el carro hasta las cooperativas que trabajan en el marco de un convenio con la ciudad de Buenos Aires. Y en el medio hay cooperativas independientes que nunca quisieron sujetarse a un modelo que nosotros consideramos como nocivo porque no cambia realmente la situación de los trabajadores de las cooperativas, porque hay un capanga y gente que sigue viviendo en condiciones no respetables. La cooperativa en este caso es una fachada, porque sigue siendo un negocio. Conocíamos el negocio de la basura orgánica, que eso se trata con un circuito específico, se vende, se paga para enterrar… Cooperativas que responden a un modelo que no es aceptable porque la gente sigue teniendo el carro. ¿Está prohibida la tracción a sangre animal, pero no está prohibida la tracción a sangre humana? Entonces, en el medio, entre el cartonero y la cooperativa que acordó con el Gobierno de la Ciudad, está la cooperativa independiente. El correcamino, desde hace muchísimos años, trabaja puerta a puerta, empresa a empresa, recupera, acopia, separa y vende. Lo hace sin carro, con una camioneta. El objetivo es que una cooperativa de recicladores se haga autosustentable, tenga su propia red de proveedores, su procesamiento y su propia cartera de clientes. Que toda la plata se reinvierta en sueldos, en mejores condiciones de trabajo, en equipamiento, en herramientas, etc. Eso sería un proyecto independiente y libre de la contaminación política donde pocos ganan plata y muchos trabajan.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Noticias de los barrios

En busca de un espacio amplio para el debate

09 Diciembre, 2017

En busca de un espacio amplio para el debate

Cerca de un centenar de personas se hicieron presentes en el Sholem Buenos Aires, ubicado en Maturín 2455, para participar de una reunión convocada por el movimiento asambleario Vecinos Inquietos de La Paternal con el fin de “debatir el presente y articular acciones contra el...

Cierre anual con señal de alarma

02 Diciembre, 2017

Cierre anual con señal de alarma

El centro de Educación No Formal Juan Agustín García, con sede en la Escuela Provincia de Mendoza, ubicada en Juan Agustín García 1511, realizó su tradicional fiesta de cierre de ciclo lectivo. Los talleres de tango (en su particularidad bailable) y de música animaron el...

Inminente apertura de la ex Liga Israelita

21 Noviembre, 2017

Inminente apertura de la ex Liga Israelita

La ministra de Salud de la Ciudad, Ana María Bou Pérez, anunció la próxima inauguración del CeSAC [Centro de Salud y Acción Comunitaria] 22 en el edificio donde funcionó la ex Liga Israelita de La Paternal, ubicado en la calle Fragata Presidente Sarmiento 2152. Lo hizo...

Gladys: simplemente, vecina participativa

18 Noviembre, 2017

Gladys: simplemente, vecina participativa

Cuesta creer que haya muerto una persona tan activa, tan vital y tan empeñosa como Gladys Alanis. La recordamos coordinando las sesiones del Consejo Consultivo de la Comuna 11, organizando eventos solidarios en el comedor Juntos Somos Más o fomentando el rol de la mujer en...

Secciones

Nosotros

Contacto