TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

728x90julio

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 16 de julio de  2018
A+ A A-

“El trabajo lo tenemos acá”

“El trabajo lo tenemos acá”

Desde hace una semana, una pyme del barrio de La Paternal se encuentra tomada por los trabajadores. Se trata de la fábrica de carteras Tresgé S.R.L., ubicada en la calle Almirante Seguí 2262, cuya marca propia era la reconocida Andrea Mabiani, que supo competir con las principales del mercado local. Asimismo, la empresa producía para Prune, Jazmín Chebar, Rapsodia, Olivetta y otras importantes firmas de ropa y accesorios.

En el lugar dialogamos con el delegado, Fabián Barreto, quien así explicó la situación: “Estamos con los compañeros ocupando el lugar de trabajo porque el dueño se fue el viernes pasado cerrando la fábrica, y estamos resistiendo a quedarnos sin trabajo”. 

–¿Qué pasó cuando se presentaron a trabajar?
–Estaba todo cerrado con maderas, le había puesto candado a la persiana y en la puerta de entrada principal cambió la cerradura; el compañero que venía más temprano a abrir se encontró con que metía la llave y no giraba, y lo tomamos como un mal presagio, porque nos dimos cuenta de que algo raro estaba pasando.  

–¿Fue algo sorpresivo o se lo veía venir?
–Esto fue de repente; el jueves a la tarde nos fuimos normalmente, habíamos terminado algunas tareas de carteras para entregar, había que hacer el empaque, que es la última etapa del proceso de fabricación de la cartera, después embolsar y llevar a los locales, y habíamos terminado como doscientas unidades entre bolsos, carteras y mochilas. No preveíamos que esto pudiera pasar, porque este hombre había traído más materia prima y muestras de modelos para armar para otras empresas, y ni se nos pasó por la cabeza que pudiera suceder esto. Es cierto que la situación estaba complicada, como lo está para todo el país, pero no para hacernos pensar que iba a ocurrir algo así.

–¿Cuántas personas trabajaban aquí?
–Acá somos veinte compañeros, catorce hombres y seis mujeres. El de mayor antigüedad tiene casi 39 años en la fábrica y después hay compañeros con 35, con 30, con 25, con 20, y las edades van de los 60 años a los 20, hay dos muchachos de 20 años. Yo tengo 48 y 6 en la empresa, y el año pasado fui elegido delegado; entonces, el dueño fue a mi puesto de trabajo a tirarme la llave diciendo “ahora hacete cargo de la fábrica y abrila vos”, como diciendo “vos sos el delegado, pero el que manda acá soy yo”. Era una situación de hostigamiento permanente, de menosprecio y de maltrato.

¿Esta situación se extendía a todos los trabajadores?
–El trato con nosotros siempre fue hostil, no nos pagaba y nos hacía sufrir hasta el último momento pensando si nos iba a dar plata o no, porque nunca cobrábamos quincenas completas, cobrábamos siempre vales, y los sueldos y aguinaldos eran largos. Esa era una constante en él, lo hacía teniendo mucho trabajo y teniendo menos también, pero siempre trabajando; ahora menguó un poco la producción pero en ningún momento dejamos de tener trabajo, y él nunca suspendió a nadie, nunca dijo “mirá, vos no vengas porque no hay trabajo”; acá cumplíamos las nueve horas normalmente, o sea, de las ocho de la mañana a las cinco de la tarde, y en la época de mucho trabajo se laburaba doce horas y se venía los sábados. Pero el tema de los pagos se fue complicando mucho y cada día le costaba más, según lo que decía era porque tenía muchos problemas con la AFIP [Administración Federal de Ingresos Públicos] y yo le pregunté: “¿Por qué le debés tanto a la AFIP si durante todos estos años que yo estoy acá sacás producción?”. Y no lo sabía explicar.  

–¿Hubo despidos?
–Mirá, este hombre no despedía a nadie para no hacerse cargo luego del juicio laboral que se le iba a venir, lo que hacía era, hablando mal y pronto, maltratar constantemente al que le tenía bronca para que en un momento se canse y se vaya. Algunos compañeros se fueron, yo pude resistir; como te dije, a mí me maltrataba después que fui elegido delegado y recibí insultos de él, de la esposa y del hijo.  

–Se trataba de una empresa familiar…
–La fábrica tiene más de 45 años acá en Paternal, funcionó siempre en esta zona y fue fundada por el padre de Juan Carlos, el dueño actual, que la heredó cuando murió el fundador, allá por el 97 o 98. La señora de Juan Carlos estaba a cargo de los números, él se ocupaba de traer trabajo e ir a buscar clientes y el hijo estaba encargado de la producción.  

–Justamente, ¿se están organizando para continuar la producción?
–Ahora estamos empezando a hacer un conteo de lo que dejó este hombre para ver cómo podemos continuar, ya que tenemos que salir rápido del luto de la circunstancia y empezar a poner manos a la obra, porque atrás de cada compañero hay una familia, y a la familia hay que mantenerla.

–¿Disponen de maquinaria?
–Las máquinas de coser tienen un cabezal, y este hombre se llevó los cabezales que funcionaban y dejó los que no funcionaban, como diciendo “te dejo esto que no sirve, a ver cómo te arreglás”, y encima tuvo el gesto de ponerlos arriba de la mesa, ¡se hubiera llevado la mesa completa! Lo sentimos como una burla y un desprecio hacia nosotros, pero esto recién está comenzando, y estamos haciendo el balance de lo que podemos usar, ahora nos vamos a manejar con lo que tenemos acá, después veremos lo que vamos a hacer. Allá al fondo tenemos una mesa de cortes, para ver cómo podemos arrancar y armar algún monedero o algo para venderlo y llevar dinero a nuestros hogares.   

–¿Están pensando en conformarse en cooperativa?
–Sí, porque todos sabemos cómo está la situación del país, en especial la laboral, y acá hay gente de 50, 55 o 60 años que le va a ser prácticamente imposible reinsertarse, ¿adónde va a conseguir trabajo? Hay algunos trabajadores que tuvieron como una depresión y no querían ver el panorama, porque son gente grande; mirá, yo tengo 48 años, tampoco soy un pibe, pero hay otros mayores que yo, que se les va a dificultar más todavía. Por eso, si Dios nos sigue apoyando y dando una mano desde allá arriba, vamos a hacer la cooperativa para no tener que salir a buscar trabajo, porque el trabajo lo tenemos acá.

–¿Qué actitud ha tenido el sindicato?
–Están permanentemente acá, estuvo el secretario general y compañeros y abogados del sindicato van y vienen constantemente, fueron al Ministerio de Trabajo, prepararon las cartas documento que teníamos que mandar; acá los compañeros les estamos agradecidos por todo el esfuerzo que están haciendo.   

–¿Y cómo se manifestaron los vecinos?
–Los vecinos de La Paternal, diez puntos; muy solidarios, ayudándonos a soportar esta situación con palabras de aliento, preguntándonos qué es lo que necesitamos, trayéndonos un paquete de azúcar o de fideos. Las agrupaciones políticas del barrio también se acercaron, nos trajeron colchones y alimentos, y queremos decirles a través de este medio que los compañeros estamos muy agradecidos y que esta carga realmente es difícil, pero se alivia cuando se comparte.  

–¿Qué te resultó más penoso de esta situación?
–A mí lo que más me dolió de la actitud de este hombre fue que no tuviera en cuenta a personas que prácticamente vivieron a la par de él. Ahora se encuentra con nosotros una compañera que tiene 37 años de trabajo en la fábrica; esta mujer entró de joven, pasó toda su vida acá adentro y hacerle esto… Al menos hubiera tenido la delicadeza de decir “bueno, muchachos, no va más, vamos a bajar la persiana y a ver cómo podemos arreglar esto”. 

–¿Querés decir algo más?
–A los compañeros, que tengan fuerza; a las familias, que nos respalden, porque es una situación nueva que nunca la experimentamos antes; y, sobre todo, agradecer al barrio, a las agrupaciones políticas y a nuestro sindicato, y decir que estamos unidos y vamos a seguir fortaleciéndonos unos a otros, y que no somos otra cosa que trabajadores que queremos llevar el pan a nuestros hogares.

 

“No podemos tener a veinte familias sin respuesta”
En la oportunidad también dialogamos con el secretario gremial del Sindicato de Marroquineros, Martín Aguirre, presente en la fábrica.

–¿Qué actividades está realizando el sindicato?
–La idea nuestra es agotar todas las instancias. Ahora estamos en la parte administrativa: enviar los telegramas, asentar los reclamos… También presentamos un pedido de audiencia en el Ministerio de Trabajo y todavía no tenemos respuesta, y pedimos un pronto despacho, más que nada para demostrar que esto es urgente y no podemos tener a veinte familias sin respuesta. Necesitamos que la audiencia del Ministerio nos llegue cuanto antes, para agotar la instancia administrativa. 

–¿Qué plantearían en la audiencia?
–Primero, terminar de asentar todos los reclamos: acá la empresa está debiendo aguinaldo de 2017, está debiendo vacaciones, está debiendo el último incremento paritario que fue del 9,5 a partir del 1° de octubre, está debiendo unos salarios del mes de abril… Es importante el tema de la categoría, porque la empresa tomó con sus trabajadores la postura de, como decimos a veces, arreglar con cada uno la quinta de cada uno, y entonces arregló un salario distinto con cada uno. En su momento, a ellos les servía, pero hoy nos encontramos en un grave problema porque el reclamo, si bien es colectivo, está muy individualizado, porque hay compañeros que figuran que están trabajando bajo una categoría declarada y realmente hacían otra.  

–En otro orden, ¿cuáles son los principales problemas con que se encuentra el sindicato?
–En este rubro, como en el textil, hay mucha competencia desleal, mucho trabajo en negro, mucho trabajo clandestino, hay baja de horas, hay precios dibujados y, lamentablemente, con ese escenario terminás, no siendo cómplice, pero encontrándote con el trabajador que te manifiesta: “si vos seguís reclamando que me blanqueen las nueve horas y que me pongan en la categoría que me corresponde y demás, la empresa no lo puede pagar, y si la empresa no lo puede pagar me quedo sin trabajo”. Entonces, nos hallamos con esa responsabilidad, y la idea siempre es mantener la fuente de trabajo. En ese sentido, junto con toda la comisión directiva del sindicato venimos haciendo un trabajo dándoles a las empresas la posibilidad de que, si no pudieron contener la jornada completa de todo el personal, vayan regularizando de a poco, y venimos haciendo acuerdos con muchas empresas, trabajando dos días menos, laburando una semana un grupo y otra semana otro grupo, todo para preservar la fuente de trabajo y para que no haya despidos.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Noticias de los barrios

“Estamos tratando de levantar La Paternal”

13 Julio, 2018

“Estamos tratando de levantar La Paternal”

Con la participación de alrededor de treinta vecinos, en su mayoría integrantes de centros de jubilados de la barriada, la presidencia de la comuna 15 celebró en el Club Añasco, de Manuel Rodríguez 2636, el 114º aniversario de La Paternal. Estuvieron presentes, entre otros referentes...

“Nada más cipayo que ser adicto al Vaticano”

30 Junio, 2018

“Nada más cipayo que ser adicto al Vaticano”

Con motivo de haberse obtenido la media sanción de la ley de despenalización del aborto, se ofreció en el local del Partido Obrero de La Paternal, ubicado en la calle Nicasio Oroño 1899, una charla sobre el tema “La continuidad de la lucha es en...

“La herramienta es la movilización”

30 Junio, 2018

“La herramienta es la movilización”

Una masiva concurrencia se dio cita en la flamante Cooperativa Renacer (Ex fábrica TresGe), ubicada en Seguí 2262 y dedicada a la producción de artículos de marroquinería. La reunión fue presentada por Camila Rodríguez, vocal de la Junta Comunal 15 como “una primera actividad que...

“Mi preocupación es La Paternal”

12 Junio, 2018

“Mi preocupación es La Paternal”

La construcción de una nueva plaza sobre la calle Cucha Cucha, el viaducto del ferrocarril San Martín y el recurrente del ex cine teatro Taricco fueron algunos de los temas abordados por el presidente de la Junta Comunal N° 15, Jorge Lucchesi, durante una reunión...

Secciones

Nosotros

Contacto