TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

ban919

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 20 de octubre de  2019
A+ A A-

Una gran obra muy poco difundida

Una gran obra muy poco difundida

Se cumplen hoy 25 años de la muerte de José Dames, uno de los más destacados compositores de la década de oro del tango.

Con brillo propio, perteneció a esa pléyade que hoy parece prodigiosa y floreció en los años 40 con características tan originales como variadas, que en lo musical supo valerse de los recursos ofrecidos por el grado de evolución al que Julio De Caro había llevado al tango.

Según los biógrafos, Dames nació el 28 de octubre de 1907 en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, donde recibió las primeras nociones de música. A los dieciocho años se trasladó a la localidad de San Fernando, provincia de Buenos Aires, donde estudió bandoneón con el celebrado ejecutante Carlos Marcucci,

(Si se nos permite una digresión, diremos que su cuñado, Rinato Vasallo, era un dirigente socialista sanfernandino que fue diputado provincial, y conocido principalmente por su defensa de los derechos de los empleados de comercio. Recordamos haberlo encontrado durante la dictadura, viejo, lúcido y valiente, recordando a Dames, defendiendo al tango y despotricando públicamente contra el régimen y su política cultural).

Volviendo a la carrera musical de Dames, apuntan los biógrafos que se inició integrando orquestas no demasiado importantes y que en 1934 formó con el pianista Rolando Dodero el dúo Las Dos D, al que siguió el conjunto José Dames y sus Paisanos. Posteriormente pasó por orquestas de mayor relevancia, como las de Anselmo Aieta, Juan Canaro y Francisco Rotundo, entre otras, y acompañó a distintos cantantes.

Es preciso decir que su carrera de ejecutante no fue demasiado reconocida; si trascendió, en cambio, su admirable labor compositiva, donde su fértil fantasía creadora, plena de sensibilidad poética, se manifiesta en una producción extensa y personalísima, que eclosiona y se ensambla en esa década que, según Luis Adolfo Sierra, “tuvo la significación de exaltar a una excepcional promoción de músicos jóvenes plenos de aptitudes y de capacidad creadora”.                                                                

Si bien se trata efectivamente de una producción copiosa (en SADAIC hay aproximadamente doscientas piezas registradas a su nombre) solo unas pocas fueron grabadas, difundidas y por ende conocidas. Y entre estas se destacan las cantables, donde el talento lírico del compositor halla su pleno desarrollo.  

Cuentan que a principios de la tan mentada década se vinculó con el poeta Horacio Sanguinetti, con quien compuso varios tangos, como los célebres Tristeza marina, Los despojos y Nada, en los que Sanguinetti le da forma tanguera a la idea romántica de la melancolía, y el abandono, el desencuentro y la desolación son sendas muestras de la felicidad que no puede ser alcanzada. A su vez, la sutil intuición de Dames aprehende la atmósfera y esencia de esos versos, y su apasionada inventiva las recrea convirtiéndolas en nobles melodías, cuyos nostálgicos ecos intensifican los matices expresivos de cada obra.

Con Sanguinetti, Dames compuso también los tangos Por unos ojos negros y Yo soy feliz, este último muy poco conocido, del mismo modo que los dos que escribió con Cátulo Castillo (Detrás del turbio cristal y Dos fulleros), y varios compuestos con Carlos Bahr, Héctor Marcó, Oscar Rubinstein y otros prestigiosos autores. Entre esas obras que no tuvieron difusión cabe mencionar Fuiste como un canto, con letra del poeta desaparecido Roberto Jorge Santoro.

Más afortunados, en lo que a difusión se refiere, resultaron los que surgieron de la colaboración con José María Contursi, el poeta neorromántico que, en varios de los tangos que dedicó al tema de los amores infortunados, nos sorprende aplicando una especie de vuelta de tuerca al desencuentro; así lo hizo en Fulgor, donde la melodía y armonización originales experimentan variaciones que acompañan los pasajes de la dicha a la soledad que describe el texto. En Tú, en cambio, todo es feliz, desde la temática y la realización poética hasta la encantadora luminosidad de la melodía, que traduce una tierna faceta de la personalidad del compositor, sin olvidar la insuperable interpretación de Troilo con Rivero.   

Pero los especialistas coinciden en que su mejor obra es Fuimos, con letra de Homero Manzi. Aquí, el insistente flujo de la melodía se ensambla en un perfecto equilibrio con la catarata de imágenes y metáforas encadenadas que despliega el poeta, y los acentos obsesivamente sombríos resuenan hasta desvanecerse en el torbellino de la desesperación. En lo que hace a interpretaciones, nos quedamos con la de Goyeneche, acompañado por la orquesta de Garello.

Entre los tangos cantables más difundidos de Dames pueden citarse asimismo No me importa su amor, Sin ti y Mientras vuelve el amor, que llevan letras de Enrique Cadícamo, Abel Aznar y Leopoldo Díaz Vélez, respectivamente. En cuanto a las piezas instrumentales, es posible acceder a grabaciones de los tangos De muy adentro (escrito en colaboración con Héctor Artola), A bailarlo El buscapié y de la milonga La luciérnaga; el ritmo canyengue y desafiante de los tres últimos muestra otro aspecto de la poderosa inventiva del compositor.

En su último periodo creativo, realizó una serie de piezas con letra de Julio Camilloni, que tampoco alcanzaron mayor difusión.

José Dames murió en el barrio de Pompeya el 7 de agosto de 1994.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Historia

Crónica de un siglo y medio

18 Octubre, 2019

Crónica de un siglo y medio

No hace mucho, en un pase radial, dos famosos conductores se refirieron a la vieja Prensa y recordaron que en sus páginas nadie firmaba y todos escribían igual y bien; uno de ellos llamó a esa época “la prehistoria del periodismo”. Como fuimos parte –y...

El crimen fue en Baltimore

07 Octubre, 2019

El crimen fue en Baltimore

Se cumplen hoy 170 años de la muerte del insigne poeta y narrador norteamericano Edgar Allan Poe. Sentó las bases del cuento moderno, renovó el género fantástico y creó el policial. La fama y el éxito literarios, contrariamente a la miseria y el infortunio, fueron...

Cuando el pueblo chino se puso de pie

01 Octubre, 2019

Cuando el pueblo chino se puso de pie

Se cumplen hoy 70 años del momento en que Mao Tse Tung, presidente del Comité Central del Partido Comunista, proclamó la creación de la República Popular China. Fue el 1 de octubre de 1949, frente a la Plaza Tiananmen de Pekín, desde lo alto de...

A 150 años de la sanción del Código Civil

25 Septiembre, 2019

A 150 años de la sanción del Código Civil

Hoy se cumplen ciento cincuenta años de la sanción de la ley nacional que aprobó como Código Civil de la República Argentina al elaborado y redactado por Dalmacio Vélez Sarsfield. Según un cuadernillo de la revista Caras y Caretas, “para su elaboración, Vélez Sarsfield recurrió...

Secciones

Nosotros

Contacto