TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

ban1118

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 18 de noviembre de  2018
A+ A A-

Un tango que reunió a los más grandes

Un tango que reunió a los más grandes

Se cumplen hoy noventa años de la grabación por Carlos Gardel del gran tango Amurado, que lleva música de Pedro Maffia y Pedro Laurenz y música de José De Grandis. Se trata, junto con los tangos Adiós muchachos y La muchacha del circo, los valses En un pueblito de España, Ramona y Sueño de juventud, la zamba Por el camino y la canción Insomnio, de una de las pocas piezas grabadas además por los otros integrantes de la denominada trilogía de oro del tango: Agustín Magaldi e Ignacio Corsini.

Los autores

Luis Adolfo Sierra no era precisamente pródigo en elogios. Sin embargo, no dudó en definir a Pedro Maffia como “ejecutante eximio, artista de exquisita sensibilidad” y “creador de un concepto distinto en la ejecución y en el manejo del bandoneón”.

Dijo también que “la influencia temperamental ejercida por el bandoneón de Maffia” se “advertía nítidamente” en el primer sexteto de Julio De Caro, donde el otro bandoneón era Luis Petruccelli.                                                        

Como referimos poco ha, en la Nochebuena de ese año Pedro Laurenz debutó en el conjunto de De Caro, quien lo había elegido para reemplazar a Petruccelli, que se ausentaba. A la sazón, Laurenz no era conocido y, según cuenta De Caro, Maffia estaba “preocupadísimo por tener que compartir su cometido con un anónimo”.

Según relata, “en la primera vuelta, Maffia apenas se dignó saludar a Laurenz y el Negro [Leopoldo] Thompson (contrabajista del conjunto) lo miró de arriba abajo; mientras tanto, Francisco [De Caro], conocedor de su valor, sonreía (…)”.

Y detalla: “A los primeros compases de Laurenz, Maffia, mirándolo de reojo, no pudo ocultar su admiración, y qué decir cuando el neófito entró en materia, atacando los arpegios, ¡pegado como sombra a la primera voz! Al terminar, desbordante de alegría, me acosó para saber dónde había encontrado al genio”.

“El dúo de bandoneones más célebre de todos los habidos”, como lo denominó Julio Nudler, dejó varias grabaciones ejemplares, realizadas entre 1925 y 1926. Hoy sumamos a nuestra recomendación de Allá en el bajo, la de La cumparsita, donde aparece la preciosa variación de El pañuelito, que según fehacientes testimonios pertenecería a Maffia, y que también puede escucharse en el violín corneta del director en la versión del sexteto de De Caro de 1930, y en la exquisita interpretación de Aníbal Troilo en la grabación de 1963.

Poco sabemos, en cambio, del autor de la letra. Músico de profesión, supo desempeñarse como violinista en distintos conjuntos de la época, y también incursionó en la versificación con no poca fortuna, puesto que ocho tangos de su autoría fueron grabados por Gardel, entre ellos Amurado. No está de más recordar que el Zorzal le puso música a una de las primeras letras de De Grandis, Noche fría, que si bien no se caracteriza por su valor literario, sí lo hace por el testimonial, pues pone de manifiesto una desdichada situación derivada de un orden social injusto.

Lo mismo puede decirse, en cierto modo, de Cotorrita de la suerte, con música de Alfredo De Franco, cuya protagonista es una joven obrera gravemente enferma de tuberculosis. En cambio, en otros tangos como Recordándote y Aquel muchacho triste, con sendas músicas de Guillermo Barbieri y del propio De Grandis, este puso de relieve un lirismo sencillo y tierno.

La creación

Allá en los años 60 (debió haber sido durante la presidencia del ilustre Arturo Illia, cuando Francisco Petrone era director de Canal 7) vimos y oímos a María Cristina, la hija de Laurenz, contar por televisión cómo se había compuesto Amurado.

Pero pasaron muchos años, y es José María Otero quien nos refresca la memoria al precisar que el tango se compuso en 1926, sobre la letra que De Grandis le entregó a Laurenz. Este había empezado a esbozar la primera parte cuando lo escuchó Maffia, junto al que actuaba en el conjunto de De Caro.

“¡Y qué segunda se mandó!”, recordamos que exclamó María Cristina Laurenz. Porque, una vez terminada la primera por su padre (que la hizo a su estilo, vibrante y cadenero), Maffia la empardó con una segunda compuesta según su propio estilo de intensa musicalidad.

Y el resultado fue, como describió Francisco García Jiménez, “el tango que reflejaría aquel elocuente diálogo de agudos y graves que entablaron sus bandoneones de asombro”.

En cuanto a la letra de De Grandis, por lo general se la tuvo en menos; pero por sobre la aparente simplicidad del tema y de su planteo, es dable observar, en primer lugar, la muda aceptación, por parte del hombre, de la decisión de abandonarlo que ha tomado la mujer que ama. (“No le dije una palabra, ni un reproche, ni una queja / la miré que se alejaba y pensé: ¡Todo acabó!”).

Y ha respetado esa decisión, aunque ese abandono habría de sumirlo en una tristeza profunda y oscura, de esas que hacen aferrarse a los recuerdos y descreer del futuro. (“Si me faltan sus caricias, sus consuelos, sus ternuras, / ¿qué me quedará a mis años, si mi vida está en su amor?”). En estos versos, como en otros de su autoría, De Grandis emplea un lenguaje llano y entrañable, matizado con expresiones lunfardescas, para manifestar hondos y apasionados sentimientos. (“¡Cuántas noches voy vagando, angustiado, silencioso, / recordando mi pasado con mi amiga, la ilusión! / Voy en curda, no lo niego que será muy vergonzoso / pero llevo más en curda a mi pobre corazón)”.

El primero en grabar Amurado fue Corsini, quien lo hizo el 8 de junio de 1927; Gardel lo grabó, como dijimos, el 22 de julio de ese año, y el 7 de septiembre, también de ese año, fue el turno de Magaldi. Hay que escuchar esas versiones: cada uno a su modo, los tres grandes intérpretes constituyen ejemplos del buen cantar.

En lo que hace a las versiones instrumentales, la primera grabación fue realizada el 12 de julio de 1927 por el sexteto De Caro, que integraban entonces los autores de la música. Otero destaca, como no podía ser de otra manera, “las variaciones de los dos grandes fueyes”; por nuestra parte, señalamos también las excelentes intervenciones del piano de Francisco De Caro.

En ese sentido, es necesario remarcar asimismo la grabación de la orquesta de don Osvaldo Pugliese y la soberbia versión de la de Laurenz, registradas el 24 de noviembre de 1944 y el 25 de septiembre de 1952, respectivamente; hay una versión anterior de esta última orquesta, grabada el 29 de septiembre de 1940, con el cantor Juan Carlos Casas en el estribillo.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Historia

Arturo Illia deroga los contratos petroleros

15 Noviembre, 2018

Arturo Illia deroga los contratos petroleros

Hoy se cumplen 55 años de la sanción de los decretos 744 y 745 por parte del gobierno de Arturo Umberto Illia, a través de los cuales se derogaron los contratos petroleros suscriptos durante la presidencia de Arturo Frondizi, declarándolos “nulos, de nulidad absoluta, por...

Arquitectura sublime

08 Noviembre, 2018

Arquitectura sublime

Arribamos hoy al 120º aniversario de la inauguración del edificio de La Prensa. De estilo ecléctico, ya que en su fisonomía se relacionan diversas corrientes estilísticas, es hoy sede de la Casa de la Cultura que depende del Gobierno de la Ciudad y una de...

La hora de Alfonsín

30 Octubre, 2018

La hora de Alfonsín

A treinta y cinco años de la elección que llevó a Raúl Alfonsín a la más alta magistratura de la República, recordamos el suceso con la reproducción del artículo alusivo publicado en nuestra edición gráfica de octubre de 2013, en ocasión de cumplirse los treinta...

Una mujer transgresora

23 Octubre, 2018

Una mujer transgresora

Se cumplen hoy ciento cincuenta años de la muerte de María Josepha Petrona de Todos los Santos Sánchez de Velazco, más conocida como Mariquita Sánchez de Thompson. Había nacido en 1786, tenía al momento de su deceso 82 años. Hablar de Mariquita es hablar de...

Secciones

Nosotros

Contacto