TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

ban418

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 24 de abril de  2018
A+ A A-

Un destino trágico, una obra excepcional

Un destino trágico, una obra excepcional

Se cumplen hoy cien años del nacimiento de Armando Pontier. Bandoneonista, director y compositor de excepción, es autor de la música de tangos inolvidables como Trenzas, Margo, El milagro, Anoche, Tabaco, Cada día te extraño más, Claveles blancos y Lluvia sobre el mar, entre los más conocidos.

Su trayectoria, aunque conocida, no es tan recordada. Vale la pena mencionar, entonces, que había nacido en Zárate, provincia de Buenos Aires, el 29 de agosto de 1917, y se llamaba Armando Francisco Punturero.

Empezó a estudiar bandoneón con un maestro local apellidado Trizzi, y posteriormente armonía y composición con el músico alemán Juan Ehlert. Este, radicado en nuestro país, compuso la música de más de sesenta películas nacionales, entre ellas La guerra gaucha, Pampa bárbara, Dios se lo pague, Se llamaba Carlos Gardel, Oro bajo y La casa del ángel, por no citar más que algunas.

Establecido en Zárate, Ehlert instaló un conservatorio y formó una orquesta: el joven Armando asistió a uno e integró la otra. Tuvo como compañeros al violinista Enrique Mario Francini, al pianista Héctor Stamponi y al bandoneonista Cristóbal Herrero.

Todos ellos llegaron a Buenos Aires con la orquesta de Ehlert. A fines de la década del 30, Pontier y Francini se incorporaron a la orquesta de Miguel Caló, donde permanecieron hasta 1945.

El 1° de septiembre de ese año, en la inauguración del local Tango Bar, debutó la orquesta Francini-Pontier, que llegó a ser una de las más representativas de la tan añorada década del 40; su estilo y sonoridad pronto le granjearon la admiración de oyentes y bailarines. Pasaron por ella cantores como Alberto Podestá, Raúl Berón, Roberto Rufino, Roberto Florio, Luis Correa y Julio Sosa, entre otros; su discografía reúne más de cien títulos.

Exactamente diez años después, Armando Pontier debutó con su propia orquesta, que permaneció durante más de dos décadas, claro que no en forma ininterrumpida. En uno de los hiatos, Pontier se incorporó a la Orquesta de las Estrellas de Miguel Caló, en la que también revistaban figuras como Francini, Hugo Baralis, Domingo Federico y Orlando Trípodi.

En sus distintas etapas, la orquesta de Pontier contó con las voces de los nombrados Podestá, Rufino, Florio y Correa, a las que se unió la de Oscar Ferrari, entre otros; también grabó sendos vinilos con Jorge Durán, Alberto Marino y Roberto Goyeneche como cantores invitados.

Pasión, muerte y obra
En diciembre de 1983 florecía la primavera alfonsinista; realmente existió, y fue uno de esos periodos en los que en Buenos Aires podían verse caras felices. Primavera demasiado fugaz; el poeta Oscar García dijo que este no es un pueblo triste, sino que siempre le han durado muy poco las alegrías.

Precisamente con Oscar veíamos entonces pasar por la calle Ugarteche a Pontier, los rasgos dolorosamente contraídos; o así nos lo pareció después, a la luz de lo que sucedió. Algo de verdadero debería haber en nuestra impresión, pues recuerdo que comentábamos que el músico visitaría a algún psicoanalista de los muchos cuyos consultorios pululaban en la zona, conocida a la sazón como Villa Freud.

Los diarios hablaron de una fuerte depresión; pero nadie puede saber a ciencia cierta, y muy pocos comprender, lo que atormenta la cabeza y el corazón y anima a dar el paso, a hacer el mínimo gesto que en segundos acaba con décadas de penas y alegrías.

¿Cuáles fueron los motivos que impulsaron a Armando Pontier, en la Navidad de 1983, a dispararse la bala fatal? ¿A qué abismos se asomó su alma, qué sombríos pensamientos lo abrumaron? Vienen a la memoria los versos que Cátulo Castillo ideó para Anoche: “Yo estaba en el cordón, desesperado / nublada la razón, deshilachado”.

Es muy posible que en esos momentos no pensara que legaba una obra magnífica. Allí están Anoche, Tabaco, Claveles blancos y el bellísimo Lluvia sobre el mar, todos ellos con letra de José María Contursi; Trenzas, Margo y El milagro, correspondientes a tres de las mejores letras de Homero Expósito (y cabe imaginar qué hubiera sido de ellas sin la música de Pontier); Cada día te extraño más, con letra de Carlos Bahr, y Qué falta que me hacés, con letra de Federico Silva, entre los tangos, y Bien criolla y bien porteña y Las cosas que me han quedado, con letras de Expósito y de Contursi, respectivamente, entre las milongas. De entre los instrumentales, Milongueando en el 40, A los amigos y A tus pies, bailarín son los más conocidos.

Ya quedaron atrás los avatares de su vida y las desdichadas circunstancias de su muerte. Persiste su obra, indestructible y popular.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Historia

Héroes y mártires de la dignidad

19 Abril, 2018

Héroes y mártires de la dignidad

Hoy se cumple el 75° aniversario del levantamiento del ghetto de Varsovia, unánimemente considerado como una de las acciones más heroicas realizadas en la segunda guerra mundial. “Solamente unos pocos sobrevivirán; todos los demás habrán de sucumbir, tarde o temprano”. Esto dijo en su última carta,...

Tras Cartón y sus veinticinco abriles

14 Abril, 2018

Tras Cartón y sus veinticinco abriles

Tras Cartón, nuestro periódico en papel, cumple 25 años. Un motivo de alegría, sin duda. Un motivo para el festejo. A fuerza de nuestra constancia y regularidad –300 meses, 300 números– y de nuestro esfuerzo por superarnos edición tras edición, nuestro periódico se ha consolidado...

A 200 años de la Batalla de Maipú

05 Abril, 2018

A 200 años de la Batalla de Maipú

El 5 de abril de 1818, San Martín, al frente del ejército emancipador, libró la batalla de Maipú en las afueras de Santiago de Chile. Fue el gran triunfo sanmartiniano que consolidó la independencia de Chile y sentó las bases para la independencia y libertad...

La nación etnográfica  de Gramajo Gutiérrez

29 Marzo, 2018

La nación etnográfica de Gramajo Gutiérrez

Hoy hace 125 años, el 29 de marzo de 1893, nacía en Monteagudo, provincia de Tucumán, cerca del límite con Santiago del Estero, el pintor argentino Alfredo Gramajo Gutiérrez. Ante su obra cabe preguntarnos –y pensamos que la respuesta es afirmativa– si nos encontramos frente...

Secciones

Nosotros

Contacto