TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

ban619

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 19 de junio de  2019
A+ A A-

Cordobazo cincuentenario

Cordobazo cincuentenario

El Cordobazo, rebelión popular de la cual hoy se cumplen cincuenta años, se inscribe dentro de las más memorables luchas argentinas en las cuales la clase obrera protagonizó enfrentamientos callejeros con el Estado y la patronal: la Semana Roja de 1909, la Semana Trágica de 1919, la huelga de la construcción y la huelga general de 1936.

Desencadenado el 29 de mayo de 1969, el Cordobazo fue una rebelión obrera y popular que hirió de muerte a la dictadura fascista del general Juan Carlos Onganía. La derrota del onganiato abrió el proceso político que conduciría a las elecciones de 1973.

El onganiato fue la dictadura fascista que representaba políticamente los intereses de la burguesía terrateniente, monopolista y financiera. Se había propuesto reordenar el sistema político argentino en base a principios corporativistas emulando al sistema de Mussolini en la Italia de entreguerras. Onganía hablaba de un tiempo económico, un tiempo social y un tiempo político para llevar adelante sus proyectos, tiempos en los que se ocultaba su perpetuación en el poder por espacio de más de un decenio. Tales eran los tiempos de la “Revolución Argentina” que, tal como lo señaló John William Cooke, no era ni revolución ni argentina sino una mezcla de “revolución libertadora” y “década infame”, y no era lo que el pueblo argentino merecía ni necesitaba. Onganía contó con el respaldo de la burocracia sindical participacionista, vale decir del vandorismo, que, como su nombre lo indica, respondía al dirigente de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Augusto Timoteo Vandor. Ejército, Iglesia y sindicatos se unían y entrelazaban contra la clase obrera y el pueblo. Lo que no tuvieron en cuenta los sirvientes del imperialismo fue que el proletariado con sus luchas los desalojaría del gobierno.

Para comprender el Cordobazo es necesario primero trazar la fisonomía del sujeto social que lo protagonizó. Ante todo, la clase obrera. En Córdoba, históricamente, la tendencia sindicalista en el movimiento gremial no había alcanzado la plena hegemonía en los sindicatos, donde perduró una corriente socialista relevante. Asimismo nos encontramos en parte frente a una nueva clase obrera. En efecto, la clase se articulaba en torno a las industrias automovilísticas, de autopartes y mecánicas que se desarrollaron después de 1955 con las políticas económicas del desarrollismo. No era parte del sindicalismo tradicional como ocurría en Buenos Aires. Estos obreros eran mayoritariamente calificados, con lazos firmes con la universidad y de amplia cultura. Junto a los obreros se encontraban los estudiantes de la Universidad Nacional de Córdoba. De la misma manera que la clase obrera cordobesa tenía una fisonomía particular, los estudiantes se diferenciaban de sus homólogos de otras universidades del país. Primero, el estudiantado cordobés tenía una tradición de luchas democráticas. Recordemos que la Reforma Universitaria de 1918 se desarrolló en la Universidad de Córdoba: la lucha por la autonomía, por la libertad de cátedra, por el gobierno tripartito nacieron en Córdoba. La política universitaria del onganiato era abiertamente antirreformista. Segundo, gran parte de los estudiantes residían en un barrio particular, el Barrio Clínicas, lo que contribuyó a la unidad estudiantil. Ya dijimos que parte de los obreros del complejo industrial cordobés estudiaban y a un mismo tiempo los estudiantes trabajaban. Es así como la unidad obrero-estudiantil no era en Córdoba una consigna abstracta sino una realidad concreta que se vivía en la cotidianeidad de la ciudad. Junto a los obreros y estudiantes se encontraba el conjunto del pueblo, que se ampliaba hacia sectores de la clase media que se solidarizó con la huelga obrera y la rebelión estudiantil cerrando sus negocios u ofreciendo sus casas como refugios cuando se desencadenó la represión.

Dirigente señero del Cordobazo fue Agustín Tosco. De ideología marxista, dirigente del Sindicato de Luz y Fuerza provincial, claro exponente del clasismo combativo en los gremios en lucha contra la patronal y la burocracia sindical, su adscripción ideológica no le impidió –por el contrario, lo facilitó– sostener la ineludible unidad de la clase obrera más allá de las diferencias políticas e ideológicas que pudieran existir entre los trabajadores. Junto al Sindicato de Luz y Fuerza, el SMATA cordobés también desempeñó un rol central en la lucha. Pero ¿cuáles fueron los factores que llevaron a la rebelión popular del 29 de mayo?

Los obreros cordobeses venían luchando por reivindicaciones económicas y gremiales: vigencia del sábado inglés, aumentos salariales y homologación de sus salarios con los percibidos en otras ciudades, democracia sindical. Pero el Cordobazo, más allá de las luchas económicas, fue un acontecimiento político. Es que la lucha política no está separada de la lucha económica por una “muralla china”. Ambas se entrelazan, más aún en una situación donde lo dominante a nivel político era una dictadura militar que había proscripto la política. Al enfrentar en las calles al estado dictatorial, la clase obrera protagonizó una rebelión política. El paro de 37 horas convocado por la CGT debía ser, en la perspectiva de Agustín Tosco, de los dirigentes gremiales clasistas y del conjunto de la clase obrera que protagonizó estas jornadas, un “paro activo”, no un “paro matero”. La huelga debía estar acompañada por la presencia de los obreros en las calles, por el avance de las columnas obreras hacia el centro de la ciudad de Córdoba, vale decir, una huelga opuesta a los “paros materos” donde los obreros se quedaban en sus casas “tomando mate”. Cuando los obreros encolumnados se dirigieron hacia el centro de la ciudad, la policía reprimió. Pero los obreros y estudiantes contestaron a la represión. A la violencia de la reacción se le opuso la violencia de la revolución. Nacieron las barricadas. La policía retrocedió y finalmente huyó. Gran parte de la ciudad quedó en manos de los obreros, de los estudiantes, del conjunto del pueblo. La dictadura de Onganía se vio obligada a recurrir al ejército para recuperar el control de Córdoba. Pero su tiempo estaba contado. A los tiempos de Onganía, el pueblo impuso su tiempo y derrotó a la dictadura de los monopolios.

Recordaba Agustín Tosco: “La lucha comienza al reprimir la policía. Los compañeros del SMATA, los trabajadores de IKA-Renault que venían avanzando, los compañeros de Luz y Fuerza que se concentraron frente a la empresa, los compañeros de cerveceros, del vidrio, de distintas concentraciones en la periferia de la ciudad, venían avanzando hacia el centro para hacer una gran concentración pues ese era el objetivo. Y todos estos compañeros fueron atacados por la policía, especialmente los mecánicos y los de Luz y Fuerza. (…) todo esto venía precedido de una serie de represiones en distintos lugares del país, incluso en Córdoba. Ya había muertos: los casos de Hilda Guerrero de Molina en Tucumán, de Cabral en Corrientes, de Bello y Blanco en Rosario, y todas estas represiones habían provocado gran indignación. La situación era que la policía estaba matando gente y no había defensas para ello. Entonces se decidió enfrentar a la policía, de forma que no pudiera seguir matando gente impunemente. Cuando los compañeros enfrentan a la policía, se hacen las barricadas, digamos así, los contingentes obreros y estudiantiles. La policía entonces retrocede. Incluso, los obreros avanzan. Hay películas, fotografías, donde se observa que la policía huye, directamente. Esto comenzó a las once de la mañana, y a las cinco de la tarde debió intervenir el ejército. Más o menos nosotros calculamos que hubo unas 50.000 personas en la zona de la ciudad que estaban en la calle con sus barricadas y ya se habían tomado el centro, el Barrio Clínicas, que es el lugar donde están radicados fundamentalmente los estudiantes. A la noche se produjo un apagón de luz que duró más de cuatro horas, y fueron tomadas las comisarías, las sedes de la policía en la periferia. El ejército, en alguna medida, logró desalojar el centro. Hacía fuego indiscriminadamente. Entonces fueron los barrios y cortadas las principales rutas de la ciudad”.

La lucha en las calles de Córdoba se desarrolló el 29 y 30 de mayo de 1969, aunque algunos enfrentamientos se prolongaron hasta el 3 de junio. El Cordobazo se inscribe indudablemente entre las páginas más gloriosas de la clase obrera argentina.

Fuente consultada

Cena, Juan Carlos. El Cordobazo, una rebelión popular, Buenos Aires, La Rosa Blindada, 2000.      

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Historia

Periplo  de un pensador

19 Junio, 2019

Periplo de un pensador

Hoy se cumplen 135 años del fallecimiento en Nuilly-sur-Seine, Francia, de Juan Bautista Alberdi, uno de los intelectuales más importantes de la Argentina en el siglo XIX. Para Arenas Luque: la figura de Alberdi “se destaca realizada por las nobles aspiraciones de su alma y por...

Roberto Firpo: prócer del tango

14 Junio, 2019

Roberto Firpo: prócer del tango

Se cumplen hoy 50 años de la muerte del pianista, director y compositor Roberto Firpo, verdadero prócer del tango. Iniciador de una escuela evolucionista en el género, según lo definió Julio De Caro, dejó una notable obra autoral que impresiona por su originalidad y riqueza...

“Vigoroso, profundo y absolutamente ruso”

06 Junio, 2019

“Vigoroso, profundo y absolutamente ruso”

Hoy se cumplen 220 años del nacimiento en Moscú de Alexandr Pushkin, a quien Prosper Mérimée, en los días de Víctor Hugo y de Heinrich Heine, llamó “el primer poeta de su tiempo”. A su vez, José Martí dijo que “no es conocido universalmente porque...

Cordobazo cincuentenario

29 Mayo, 2019

Cordobazo cincuentenario

El Cordobazo, rebelión popular de la cual hoy se cumplen cincuenta años, se inscribe dentro de las más memorables luchas argentinas en las cuales la clase obrera protagonizó enfrentamientos callejeros con el Estado y la patronal: la Semana Roja de 1909, la Semana Trágica de...

DIG medios vecinales GIF 1 04

Secciones

Nosotros

Contacto