TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

 

728x90 elecciones

 

 ban821

TRAS CARTÓN   La Paternal, Villa Mitre y aledaños
 5 de diciembre de  2022
A+ A A-

Bartolomé Murillo y el Barroco español

Bartolomé Murillo y el Barroco español

Hoy se cumplen 340 años del fallecimiento de Bartolomé Esteban Murillo, destacado pintor representante del estilo barroco en España. Nacido en 1617, se había formado en la escuela sevillana, aunque recibió influencias flamencas e italianas.

En el siglo XVII, España ya había conquistado y colonizado gran parte del continente americano y Sevilla era la ciudad puerto que centralizaba los intercambios de la metrópoli con las colonias. Ciertamente, hacia estos años, España había perdido el ímpetu del descubrimiento y la conquista. La plata americana que llegaba a la metrópoli y se desparramaba por todo el occidente europeo, con la consiguiente caída del costo social y la disminución del valor de ese metal y el incremento de los precios de las mercancías industriales que en gran parte eran importadas, había dado origen a la “revolución de los precios”. Asimismo, Carlos V y Felipe II, los grandes Austrias del siglo XVI, fueron seguidos por los llamados Austrias Menores –Felipe III, Felipe IV y Carlos II– que señalaron con sus mediocres gobiernos la decadencia política y económica de España. Esta es la metrópoli que desde Sevilla vive Murillo, una ciudad a la que prácticamente nunca dejó.

Murillo fue un pintor muy versátil, influenciado por el tenebrismo, provisto de un refinamiento idealizante que dejó con sus obras una huella imborrable en la historia del arte. Tuvo un gran dominio del dibujo, una minuciosa relación con la luz diurna, con matices más que contrastes, llevando al lienzo múltiples tonalidades, una atmósfera vaporosa, figuras con aire libre.

Sus obras evolucionan del tenebrismo inicial, con influencias de Caravaggio, hacia un refinado idealismo que queda patentizado en las imágenes aureoladas de niños mendigos capaces de exorcizar la pobreza. O un idealismo no menor que se expresa en su serie de Inmaculadas, vírgenes que parecen indicar un poder andrógino, que se autofecundan sin necesidad de la participación del varón. En estas Vírgenes Inmaculadas, Santa María se presenta como una Diosa Madre de reminiscencias paganas, que parecen recordar a los misterios egipcios de Isis y Osiris, a Isis con su hijo Horus, a la madre naturaleza fecunda. Desde sus primeras obras, Murillo expresó una verdad revelada, una visión mística que se corporiza en los hechos cotidianos, como lo representa en la escenografía de los autos sacramentales. Y junto a esta conciencia religiosa, una conciencia social no menos vigorosa que se evidencia en sus óleos de niños desamparados, en la extrema pobreza de parte de la infancia.

Las Inmaculadas, las Madonas, los niños pobres, la infancia de Jesús son temas que atraviesan las obras de Murillo. “Fue un perfecto pintor contrarreformista para sus coetáneos; un ingenioso intérprete del realismo social para los románticos; la encarnación de los mejores valores españoles para el nacional catolicismo y un destacado reclamo turístico para los gestores democráticos de la actualidad”, afirma Álvaro Cabezas García.

Veamos algunas de sus obras.

mur422a

Comencemos por la serie de las Inmaculadas. Primero, la conocida como Concepción Grande, óleo que representa a la Virgen María como una matrona que flota suavemente sobre una delicada atmósfera dorada. Junto a ella, unos pocos ángeles. Toda la composición tiende a destacar una ambición monumental: la de Murillo, que fija el misterio de la Inmaculada Concepción, misterio al que adhiere el reino de España mucho antes de que el papado lo convirtiese en dogma de la Iglesia en el siglo XIX. Pero ya en el siglo XVI se concreta una iconografía fácil de identificar en todo el orbe católico. “En el siglo XVI, el debate (en torno a la Inmaculada Concepción) dejó de limitarse a los teólogos eruditos y, a partir de 1616, la monarquía hispánica se situó de manera decidida del lado de aquellos que propugnaban la Concepción Inmaculada de María, convirtiendo la defensa de esta pía opinión en un asunto de estado”, señala Pablo González Tornel.

mur422b

Sigamos con otra Inmaculada, conocida como La Niña, donde la fisonomía de la Virgen María está inspirada en una joven adolescente de Sevilla, menuda y graciosa, en todo caso, una joven en el esplendor de su belleza.

mur422c

Vieja espulgando a un niño es una pintura costumbrista, donde un niño, tumbado en el piso de la habitación de una casa, mientras con su mano derecha acaricia a un pequeño perro con la izquierda sostiene junto a su pecho el pan que está comiendo. Un niño, decimos, que ve cómo una anciana revuelve sus cabellos castaños en busca de diminutas pulgas. Hacia el fondo, una mesa sobre la que se encuentra una jarra. Por detrás, una ventana deja ver la luz del día. Y en un primer plano y hacia la derecha de la composición, un plumero sobre un banquillo. Una tinaja junto a la mesa completa la escena.

mur422d

En La pequeña vendedora de frutas, dos niños prestan atención a unas monedas que están contando, seguramente el “premio” al trabajo realizado. Una cesta con uvas blancas y otras frutas nos muestra lo que venden estos niños.

mur422e

En El piojoso, un niño, sentado en un rincón de una lúgubre habitación, está sacándose piojos de la rota y sucia camisa que cubre su torso. Es interesante el uso de la luz, los contrastes con la sombra y el realce de la figura del niño, que es donde se concentra el foco luminoso de esta pintura.

mur422f

En Tres muchachos tenemos, una vez más, a los niños de la calle, a los infantes que deben ganar su vida desde la más tierna edad. Están allí, a la sombra de la casi noche, porque la luz parece no haber salido para ellos. Si el sol es la claridad y el despertar, la noche que cobija a estos niños es la oscuridad que los acompaña en la dureza de la vida.

mur422g

En Niños comiendo de una tartera, vemos otra vez a infantes, acompañados por un perro, comiendo unas frutas extraídas de un canasto. Sus pies descalzos y sucios, sus camisas viejas y deshilachadas y sus chalecos desflecados parecen anunciarnos su condición callejera. Nuevamente la noche enmarca a estos niños como diciendo que no conocen la felicidad de la vida.

mur422h

En Invitación al juego de pelota a pala, un niño, de pie y comiendo un pedazo de pan, dirige una mirada caída a otro niño que se encuentra sentado en el suelo y que gira su mirada hacia él. En el niño sentado se dibuja una sonrisa que contrasta con la seriedad de su compañero.

mur422i

En La Sagrada Familia del pajarito, San José sostiene entre sus piernas al Niño Jesús que está jugando con un perrito, mientras con su mano derecha alzada sostiene un pajarito. La Virgen, sentada a la izquierda, mientras hila, observa la escena.

mur422j

Niño Jesús con San Juan es una de las grandes obras de Murillo. En ella nos encontramos con dos niñitos que están jugando bajo la luz del sol. El Niño Jesús, con un comportamiento solidario, da de beber agua a San Juan. El corderito que encontramos en la escena no solo le pone encanto a esta, sino que también nos anticipa que Jesús es el cordero de Dios. El paisaje presenta un color brumoso y barroso, transmite una sensación de paz y felicidad. Es una escena lírica y encantadora.

Concluyamos diciendo que Murillo representó a la infancia desvalida para exaltar la virtud de la caridad, virtud teologal que nos dice que el hombre alcanza la salvación no solo por su fe, sino también por sus obras. Y qué obra caritativa mayor que la de amparar a los “niños de la calle”.

Fuentes consultadas

Beckett, Wendy. Historia del Arte. El Gran Tour de la Hermana Wendy, Barcelona, Ediciones Folio S.A., 2007.

Cabezas García, Álvaro. “Orgullo de Sevilla”, en Descubrir el arte, Año XIX, Nº 227, 2018.

Cantera Montenegro, Jesús. “Caridad y Devoción”, en Descubrir el arte, Año XIX, Nº 227, 2018.

González Tornel, Pablo. “La Inmaculada Concepción”, en Descubrir el arte, Año XIX, Nº 225, 2017.

Navarrete Prieto, Benito. “Murillo entre el almanaque y el museo”, en Descubrir el arte, Año XI, Nº 129, 2009.

Navarro, Francese. Historia del arte. Arte barroco I, Barcelona, Salvat, s/d. 

Quiles, Fernando. “El pueblo menudo y pobre”, en Descubrir el arte, Año XIX, Nº 227, 2018.

volver arriba

Historia

El cine Cosmos: un papel contrahegemónico

26 Noviembre, 2022

El cine Cosmos: un papel contrahegemónico

Se cumplen hoy 25 años de la reapertura del cine Cosmos (hoy cine Cosmos-UBA). A propósito de este aniversario, reproducimos aquí “Aventuras y desventuras del Cine Cosmos”, nota que realizamos para la edición impresa de Tras Cartón de noviembre de 2012 en ocasión de los...

Diego Rivera: el muralismo mexicano

24 Noviembre, 2022

Diego Rivera: el muralismo mexicano

Se cumplen hoy 65 años de la muerte en Ciudad de México de Diego Rivera, uno de los representantes más relevantes del muralismo de su país junto a David Alfaro Siqueiros y Clemente Orozco. Sus murales se destacan como una pintura narrativa, poderosa y dramática...

Juana Manuela Gorriti: forjadora de un rumbo

06 Noviembre, 2022

Juana Manuela Gorriti: forjadora de un rumbo

Se cumplen hoy 130 años del fallecimiento de Juana Manuela Gorriti, una de las primeras mujeres argentinas en incursionar en el ámbito de las letras. Unido su nombre a la historia de Argentina, Bolivia y Perú, había nacido en Rosario de la Frontera, localidad del...

Juan José Castelli: orador de la revolución

12 Octubre, 2022

Juan José Castelli: orador de la revolución

Se cumplen hoy 210 años de la muerte de Juan José Castelli, uno de los principales protagonistas de la Revolución de Mayo de 1810. Si la revolución encontró en Mariano Moreno a su escritor político, en Castelli halló a su orador revolucionario, en particular, por...

ban620b

 

728x90

 

Secciones

Nosotros

Contacto