TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

728x90

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 29 de mayo de  2017

13 de diciembre de 2012

PARA LAS FIESTAS

Se disparó la interna entre Papá Noel y los Reyes Magos

Por Haydée Breslav


Las disputas internas, una constante en muchos y diversos ámbitos del quehacer nacional, se han extendido a un sector hasta ahora insospechado de tales prácticas, donde las dos parcialidades en pugna han recibido significativos apoyos: la presidenta de la Nación se manifestó públicamente a favor de los Reyes Magos, en tanto que el jefe de Gobierno de la Ciudad eligió fotografiarse junto a Papá Noel.


Desde el programa que conduce por radio El Mundo, Willy Kohan fue el primero en advertir de esta interna entre personajes legendarios.

Y como no podía ser de otra manera, la iniciativa política le correspondió una vez más a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, si bien es preciso señalar que su aguda observación, que fue la que disparó la interna, reconoce un antecedente local.

En efecto: en noviembre último, durante la celebración de un nuevo aniversario de la creación de Villa del Parque, Isabelino Espinosa, antiguo vecino, historiador, coleccionista y autor del emblema del barrio, aportó un esclarecedor “dato anecdótico” sobre la fecha de inauguración de la plaza Aristóbulo del Valle. “Recuerdo haber estado, siendo muy chico, con siete años de edad”, contó Espinosa, y explicó que “muchos escritores sobre la historia de Villa del Parque decían que la plaza se había fundado en diciembre de1925, vísperas de Navidad”.

Y objetó: “Yo estoy en contra de eso, porque he vivido ese día y recuerdo que todos los pibes de ese entonces, con nuestros juguetes, estábamos acá reunidos cuando los mayores inauguraron la plaza; y todos teníamos un juguete porque era la fecha del 6 de enero”, precisó, aclarando que en la época sólo los Reyes Magos traían regalos a los chicos, y que la anécdota ilustra que la inauguración fue efectivamente el 6 de enero.

Cristina rescata nuestras tradiciones

En ese sentido, los recuerdos de don Isabelino coinciden con los de la presidenta, quien el lunes último, durante la inauguración de una muestra de pesebres navideños, mencionó, evocando tiempos pasados: “Lo que uno veía eran los tres Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar, y los tres camellos, y además el día anterior al 6 de enero, el 5, a la noche, poner el agua y el pasto para los camellos en los zapatos”.
En ese mismo estilo coloquial que tan bien maneja comentó, prendiendo la mecha de la interna: “Cómo cambiaron las costumbres, porque ahora nos hemos americanizado y los regalos se hacen el 24, a la noche, con Papá Noel. Pero cuando yo era chica –hace unos cuantos años atrás– los regalos no eran el 24”.

Con acento enternecido, agregó: “Los regalos los recibíamos el 6 y nos acostábamos a última hora de la noche y nos levantábamos re-temprano, corriendo la mañana, para esperar los regalos. Y con el paso del tiempo no sé qué pasó, no sé, yo no puedo identificar en qué momento fue que dejamos…”.

Para que no quedaran dudas, subrayó: “Papá Noel no es un personaje nuestro, es un personaje trasplantado de otra cultura… bueno, así son las cosas que pasan. Así que vamos con los Reyes Magos todavía”.

Una provocación macrista

Al día siguiente Mauricio Macri, con su hijita Antonia en brazos y acompañado por varios funcionarios, recorrió el Parque Navideño de la Ciudad, instalado en el Parque Thays, de la avenida Figueroa Alcorta entre las de Pueyrredón y Callao.

“La Navidad es una fecha tan especial, cuando se reúne la familia, es un momento realmente muy lindo”, dijo en la oportunidad el jefe de Gobierno, quien invitó a los vecinos a visitar el lugar.

Afianzando su rol opositor, confió: “Espero que miles de familias se arrimen con sus hijos para que pasen un lindo momento y se encuentren con Papá Noel”. Y, uniendo la acción a la palabra, se fotografió con su hijita junto a aquel, que lucía lentes de lectura.

Como si eso no fuera suficiente, el Gobierno de la Ciudad informó que en ese parque se exhiben, entre otras atracciones, la Aldea de Duendes, “donde descansan los duendes que ayudan a Papá Noel”, y nada menos que la Cabaña de Papá Noel, que tiene cuatro rincones: “La biblioteca, donde estudia y planifica la repartición de regalos; Laboratorio, con las pócimas que lo ayudan a llegar a cada rincón del mundo; Cartas, donde se irán recogiendo y guardando las cartas que los chicos dejan; y el sector del Living, donde finalmente los chicos podrán llegar a Papá Noel”.

Y más aun: en declaraciones periodísticas, el jefe de Gobierno se sinceró: "Mi deseo para estas Navidades es que Papá Noel nos traiga menos agua".

Toda una provocación.

 

Al día de hoy
Si bien en nuestro medio los Reyes Magos cuentan en su haber con poemas y canciones que les han sido dedicados (el tango Noche de Reyes, de Maffia y Curi, no los favorece demasiado: “Por eso compañero, como hoy es día de Reyes / los zapatos el nene afuera los dejó. / Espera un regalito, no sabe que a la madre / por falsa y por canalla, ¡su padre la mató!”), lo cierto es que en los últimos tiempos la rolliza figura del anciano de barba blanca y mejillas rubicundas ha logrado suplantar (sobre todo en las vidrieras, que es donde realmente importa) a las siluetas de los misteriosos magos de Oriente, caballeros en sus camellos.

No fue de un día para otro: Victoria Azurduy nos recuerda que hubo un periodo de convivencia pacífica en el que uno y otros recibían visitas de los chicos en sendas tiendas de la calle Florida: Papá Noel en Harrods, los Reyes Magos en Gath & Chaves.

Hoy, el jovial hombre del Norte reina solitario en los escaparates, desde donde su sonrisa nos invita a consumir, verbo que es nervio y motor del sistema al que tanto Cristina como Mauricio adhieren. ¡A consumir, entonces! es la consigna para las fiestas; y antes y después de ellas.

Hasta el consabido ajuste, claro está. Pero esta ya es otra historia: y no es ninguna leyenda.

Secciones

Nosotros

Contacto