TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

 

 ban821

TRAS CARTÓN   La Paternal, Villa Mitre y aledaños
 16 de enero de  2022

21 de noviembre de 2011

EDIFICIO DE LA EX LIGA ISRAELITA

Denuncian inseguridad y actos de vandalismo

Por Haydée Breslav

El inmueble donde funcionó la Liga Israelita Argentina contra la Tuberculosis, ubicado en la calle Fragata Sarmiento 2152, de La Paternal, se encuentra expuesto a la inseguridad y ha sido objeto de actos de vandalismo.

Así lo hizo saber el casero, Edgardo Tropea, durante la asamblea que, según se anunció oportunamente, celebraron el viernes último frente al edificio varios vecinos comprometidos en lograr que el Gobierno de la Ciudad adquiera el inmueble e instale allí un centro de salud.

Las gestiones

En la oportunidad se evaluaron las gestiones realizadas últimamente en la Legislatura. Según relataron los que allí concurrieron, hablaron con asesores de las comisiones de Hacienda y de Salud, quienes manifestaron que sus respectivos titulares, Álvaro González (Pro) y Jorge Selser (Proyecto Sur) habían acordado incluir en el presupuesto próximo a tratarse una partida destinada a la compra del predio.

Los vecinos anunciaron además que la iniciativa contará con el acompañamiento de los cinco subbloques que conforman el Frente para la Victoria y con el de la Coalición Cívica.

Por su parte, Rubén López propuso hacer sendas presentaciones escritas dirigidas a los referidos legisladores “para que quede documentado que les estamos pidiendo que pongan la partida presupuestaria”, dijo, y observó, “más allá de las acciones territoriales públicas que podamos hacer”. La iniciativa fue aprobada.

Asimismo, se puso de manifiesto que la recuperación de la Liga será “una de las cuestiones que el Consejo Consultivo, una vez constituido, deberá proponer a la Junta Comunal”.

Inseguridad y vandalismo

En eso estaban los vecinos cuando se presentó Tropea, quien desde hace once años se desempeña como casero del edificio junto con su esposa, y que fue recientemente confirmado en ese puesto por el titular del juzgado ante el cual se tramita la quiebra de la Liga.

“Acá hay mucha inseguridad, muchas veces pedimos a la Comisaría 29 custodia policial desde las 11 de la noche hasta las 6 de la mañana, pero no nos hicieron caso”, denunció Tropea, quien dijo haber visto apostadas frente al inmueble a mujeres que ejercían la prostitución. “Estoy cansado de encontrar profilácticos”, se quejó.

Se refería al jardín ubicado delante del predio, donde debió cortar las ligustrinas del cerco. “¿Se acuerdan de que estaban crecidas? Las corté todas a propósito porque si no se metían atrás y se falopeaban; una mañana encontré a dos”, acotó.

Eso no es todo. “¿Sabés las bolsas de falopa que he tirado? Las dejan acá, uno las deja y el otro la pasa a buscar”. Y prosiguió: “Se pelean a la noche y acá es tierra de nadie, puse reflectores y cuando llega la noche los prendo”. ¿Esos reflectores estaban en el edificio? “No, todo lo que está acá se está comprando a pulmón”, aclaró.

El lugar también ha sido objeto de actos de vandalismo. Recientemente, Tropea sorprendió a un grupo de adolescentes que estaban haciendo pintadas en el frente del edificio. “Dos por tres rompen las baldosas y los vidrios están todos rotos”, añadió el casero, quien insistió en que se han realizado gestiones ante la Policía Federal y la Metropolitana, pero sin éxito. “Te dicen que no tienen presupuesto, que no tienen personal”.

De todos modos, la Policía Metropolitana ha instalado en la esquina una cámara de seguridad. Pero “el tema está muy complicado”, aseguró Tropea, quien por otra parte se hizo cargo de la compra de una de las dos bombas de desagüe que funcionan en el edificio; la otra fue adquirida por el síndico.

“Sacan agua del sótano, que está construido sobre una napa; si las bombas dejan de funcionar, todo esto se inunda”, explicó. Y especificó: “Ahora son nuevas, pero se queman porque no son las que tiene que haber, que deben valer como 10.000 pesos cada una; estas son bombas de pileta, más accesibles, para salir del paso”.

Secciones

Nosotros

Contacto