TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

728x90julio

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 22 de julio de  2018

12 de julio de 2010

80 AÑOS DE UNA INSÓLITA TRAGEDIA

El tranvía que cayó al Riachuelo

 

Por Roberto Ramírez

Una fría madrugada del 12 de julio de 1930, hace exactamente ochenta años, un tranvía de la línea 105 de la Compañía de Tranvías Eléctricos del Sud protagonizó un episodio trágico e insólito: cayó al Riachuelo con sus cincuenta y seis pasajeros.

El vehículo había iniciado su recorrido en Lanús con rumbo a la Capital. En su trayecto se colmó de obreros que desarrollaban tareas en las fábricas y frigoríficos de la zona. Se calcula que transportaba más de setenta personas. Alrededor de las seis, entre las sombras de la madrugada y la espesa niebla que cubría el lugar, el coche Nº 75 se encaminó hacia el puente Bosch, que atraviesa el Riachuelo a la altura del entonces Ferrocarril del Sud, comunicando al barrio de Barracas con la ciudad de Avellaneda. El motorman no advirtió las luces de peligro, encendidas para señalizar que comenzaba a izarse el tramo levadizo del puente para permitir el paso de una embarcación. Sobrevino la tragedia. El vehículo se precipitó a las aguas. Fallecieron más de cincuenta personas. Algunos que viajaban en las plataformas lograron saltar y salvar sus vidas. Según Crítica, diario de la época, fueron sólo cuatro personas. Para el resto, los prestos auxilios fueron inútiles. En pocos minutos el lecho barroso del Riachuelo sirvió de apoyo al tranvía que guardaba en su interior los cuerpos de los infortunados pasajeros.
La cantidad de muertes que provocó el incidente, así como lo insólito de su trámite, golpeó con fuerza la ciudad y el impacto perduró largo tiempo grabado en la memoria de los porteños.

Secciones

Nosotros

Contacto