TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

728x90julio

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 22 de julio de  2018

10 de julio de 2010

PRECONSEJO CONSULTIVO EN LA COMUNA 11

Haciendo el reglamento

 

Por Haydée Breslav 

Fueron tres los proyectos presentados y sometidos a discusión en la reunión que, para elaborar el reglamento de funcionamiento del Preconsejo Consultivo de la Comuna 11, se realizó el 7 de julio en la sede de la ONG Juntos Somos Más, de Villa del Parque, y que contó con la coordinación de la secretaria de la referida entidad, Gladys Alanis.

En la oportunidad los asistentes, que sumaban unas cuarenta personas, acordaron reunirse nuevamente el 12 del mismo mes para acercar posiciones, aunar criterios y llevar un proyecto único a la próxima sesión del Preconsejo Consultivo, a celebrarse dos días después.
Presentaron sendos proyectos María Bevacqua, de la asociación civil La Casona; Osvaldo Carbonetti, del Partido Solidario, y Bernardo Don, de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA). Si bien los tres coinciden en distintos aspectos --uno de los cuales es la adopción del consenso como criterio para definir la toma de decisiones-- discrepan en otros: así, el primero propone que compongan el preconsejo organizaciones vecinales, partidos políticos y organizaciones de hecho; los otros dos coinciden en propiciar que lo integren organizaciones y también vecinos en forma individual.

La discusión
En la discusión que se abrió a partir de la lectura de los tres proyectos, y que por momentos adquirió ribetes ásperos y por otros abundó en digresiones, buena parte de los asistentes coincidió en la necesidad de elaborar un estatuto sencillo, claro y conciso.
Uno de los primeros en intervenir fue Guillermo Robledo, quien opinó que “los consejos provisorios tienen una función muy básica, que es la de difundir la actividad de las comunas y hacer una discusión pública, dado que la administración de turno no lo va a hacer y la Legislatura tampoco tiene muchas ganas de hacerlo”. Señaló además que “el control es la función vecinal que dice la ley que hay que tener en este momento” y advirtió lo que ocurriría de no ejercerlo: “De lo contrario, lo único que vamos a hacer es un reglamento para comisiones que no tengan funcionamiento de ninguna clase, y dejar que la gente vaya a dar su punto de vista sobre cosas que no tienen importancia de ninguna manera, y cuando pasen 2, 3 o 4 meses y esto se enfríe, van a decir ‘lo que pasa es que no se logró armar las Comunas, porque los vecinos no se pusieron de acuerdo’”. Y propuso “establecer 4 o 5 puntos específicos de manera que ninguno tenga ocasión de decir ‘esto es complicado’”.
Por su parte, Gonzalo Aguilar previno: “No sé si van a venir mañana a decirnos ‘miren, chicos, el reglamento lo hacemos nosotros, que somos el CGP’; creo que tendríamos que hacer algo para hacerlo un poco más fuerte y tan orgánico para que no lo detenga mañana algo que venga de arriba; el tema es cómo”.
En ese sentido, María Bevacqua aseguró: “Nosotros tenemos que trabajar, armar el preconsejo con la cantidad de personas que corresponda, armar los plenarios y no permitir que el CGP maneje esto”.
A su turno, Enrique Distéfano instó: “Hagamos un reglamento lo más sencillito posible, y dentro de 3 o 4 meses discutamos nuevamente qué es lo que hay que agregar, sumar o lo que sea; pero en tanto, totalmente abierto”. Asimismo, planteó: “Tiene que establecerse el procedimiento de la votación, porque en la próxima reunión va a haber quien no quiera que esto se forme, y habrá que decidir”.

“Simple, clarito y concreto”
Promediando la reunión, Bernardo Don hizo notar: “Objetivamente, nosotros muchas veces nos enganchamos con todo un esquema reglamentarista, como si el reglamento fuese el tema, cuando el tema es la participación del vecino, y para que eso se produzca tenemos que armar algo que sea simple, clarito y concreto para todos”.
Carbonetti coincidió: “Si este consejo consultivo es provisorio, lo mejor que podemos hacer es tener el espíritu abierto de reducir este reglamento a lo mínimo indispensable como para que [el consejo] pueda funcionar organizadamente, y abrir la participación de absolutamente todos los vecinos, incluso los individuales”.
En los últimos tramos de la reunión, Raúl Rieb advirtió: “Se está comentando que la [sic] CGP nos puede marcar la cancha a nosotros, y yo digo que tengamos cuidado de que, con lo que estamos haciendo con la reglamentación, terminemos queriéndole marcar la cancha a la CGP, porque si no participan todos los vecinos, esto termina siendo un núcleo cerrado donde van a estar los que quieren estar y los que tienen poder, o sea que alejamos al vecino”. Y exhortó: “Tengamos cuidado con la forma en que actuamos, seamos humildes, empecemos con un reglamento básico para manejarnos y empecemos a hacerle propuestas a la CGP de qué necesitamos para nuestro barrio, limitémonos a eso, no creamos que aquí vamos a arreglar el país”. 
Por su parte, Luis Gay remarcó los cuatro puntos que a su juicio deberían ser “desarrollados más extensamente”, y enumeró: “Que abarque quiénes pueden participar, cuántas personas integrarían el preconsejo consultivo, cuántas personas por barrio, por asociación o por partido político lo van a formar, y qué número de comisiones, y cuántas por barrio, asociación o partido”.
Finalmente, y como informamos al principio de esta crónica, los asistentes se retiraron con el compromiso de reunirse nuevamente el 12 de julio, para tratar de elaborar un proyecto único.

Secciones

Nosotros

Contacto