TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

ban1217

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 12 de diciembre de  2017

10 de diciembre de 2009
RADIOGRAFÍA DE LA COMUNA 15

El perfil desde el aire

Presentamos aquí un informe que elaboró para nuestro medio Pompeyo Ramos Marrau, arquitecto y presidente del Club de Urbanismo y Medio Ambiente de la Comuna 15.

 

Desde una mirada aérea, nuestra comuna 15 tiene un perfil de aguilucho con su pico en el triangulo de lado en avenida San Martín y vértice opuesto en los limites de Villa Mitre y Villa del Parque. Las alas se abren para Agronomía, Parque Chas y Villa Ortúzar para un lado, y La Paternal, Chacarita y Villa Crespo para el otro. El cuerpo central lo domina el paralepipedo de las 28 hectáreas del cementerio de la Chacarita y el eje motriz de ambas alas esta representado por las vías férreas del San Martín y el Urquiza.

El perfil puede resultar hasta simpático; la centralidad y el eje trasversal no: son un verdadero problema. El crecimiento espontáneo, sin planificación, y sin atisbos de que la haya ni en el imaginario de los técnicos ni en su expresión gráfica –en el plan urbano y ambiental– porque no existe, han llevado a esta obturación urbanística que incomoda en la comunicación interna –es francamente complicado ir de la La Paternal a Parque Chas, por ejemplo– y parte en pedazos este territorio. Sin dejar de lado la confusión, desconfianza y quietud de la ciudadanía a nivel nacional ante problemas cotidianos, esta poderosa barrera influye en la articulación socio-cultural-política de los residentes en la comuna.

 

Que las alas se conviertan en valles fértiles

 

Decíamos que el eje motriz de ambas alas estaban dominadas por las vías férreas y los terrenos colindantes, generando una barrera y la desarticulación del territorio, y realmente es así: Estaciones de ferrocarril descuidadas, pasos a nivel, locales e instalaciones industriales ocupando los terrenos públicos del ferrocarril a cargo del Onabe (Organismo Nacional de Bienes del Estado), grandes superficies marcadas en todos los documentos gráficos como verdes públicos sin llegar a serlos –Club Atlanta, Cementerio de la Chacarita, Facultad de Agronomía y clubes aledaños, hospitales y los terrenos que los rodean, dos grandes asentamientos cuasi ocultos de cientos de familias y, para remachar estas distorsiones, miles de metros cuadrados sin uso ocupados por edificaciones obsoletas de las instalaciones industriales como las ex bodegas.
Si se quieren realizar intervenciones urbanísticas para equilibrar y  armonizar este territorio que cobija a 180.000 habitantes y mejorarles la calidad de vida, indudablemente se debe sanear, ordenar, clarificar y embellecer este poderoso y obstaculizador eje. 

 

Imaginando la trama que ilusionaria a los vecinos de toda la comuna… y de la ciudad

 

El sanear el eje motriz de las alas del aguilucho es vital e imprescindible. Pero también hay que remodelar cada uno de los barrios que lo componen, dejando las avenidas que lo cruzan por todos lados para uso exclusivo del transporte público con verdaderas y adecuadas paradas para autobuses y taxis.
Empezar, además, a crear las condiciones para que la centralidad de los barrios sea para el ocio y el disfrute ciudadano, distanciando a éste de las autopistas en que se han convertido estas avenidas ruidosas que exceden todos los decibeles permitidos y están inundadas de gases contaminantes permanentes.
En síntesis, un plan urbano integral para la comuna debería instalar en el centro del debate una serie de acciones básicas: dotar de uso ciudadano la faja comprendida por las tierras ferroviarias, rescatar la vieja idea del Parque del Oeste, crear centralidades barriales despegadas de las avenidas, proteger el patrimonio arquitectónico, descubrir la cara de las edificaciones de tal manera que pudiéramos regocijarnos con la belleza de muchas de ellas, regular con sentido común la cartelería, dispone que las nuevas construcciones respeten los estilos  existentes en el vecindario y que las alturas no excedan los 20,50 metros de altura, homogenizar el descalabro de alturas de las edificaciones y más, mucho más equipamiento urbano para cultura y esparcimiento.

 

 

Secciones

Nosotros

Contacto