TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

BA Adop 728X90

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 23 de octubre de  2017

10 de noviembre de 2008

VILLA MITRE FESTEJO Y VA POR MAS

Acto oficial: en clave de austeridad

Por Haydée Breslav

El acto organizado por el Centro de Gestión y Participación Comunal (CGPC) Nº 11, que se realizó en la Plaza Roque Sáenz Peña el jueves 6 por la mañana, se destacó por su austeridad y por la presencia de numerosas organizaciones representativas de la zona.


Asistieron el director general de la nombrada dependencia oficial, Carlos Guzzini; los directores de Desarrollo Sociocultural y de Desarrollo y Mantenimiento Barrial, Carlos Raimundi y Patricia Choklac, respectivamente; el presidente de la Junta Central de Estudios Históricos de la Ciudad de Buenos Aires, Arnaldo Miranda, el presidente de la Asociación de Comerciantes y Amigos de la Avenida San Martín y Adyacencias (ACAASMA), Fabián Castillo; el presidente y el vicepresidente del Centro Cultural Resurgimiento, Daniel Saint Hilaire y Fernando Primofrutto, respectivamente; Liliana Napolitano (hermana del recordado Pappo) y Cristina Alvarez, de la Asamblea de Vecinos de Villa Mitre y Santa Rita; Alberto Pérez y Lydia Schiuma, del Foro de Estudios Históricos de La Paternal y Villa Mitre; Miguel Angel Marotti, secretario de Relaciones de la Asociación Atlética Argentinos Juniors; delegaciones de escuelas y de la Comisaría 41, con sus respectivos abanderados; otros funcionarios y miembros de entidades vecinales, y vecinos.
El acto comenzó con el izamiento de la bandera por parte del director del CGPC, junto con Pérez y Schiuma, a los acordes de la canción Aurora, y a continuación se entonó el Himno Nacional; la invocación a los símbolos patrios despertó la emotividad de muchos concurrentes.
El primer orador fue Arnaldo Miranda, quien señaló la “alta impronta italiana” del barrio, y refirió que la comunidad de esa nacionalidad dio el impulso para “establecer este barrio en aquellas tierras que habían pertenecido a estos ilustres vecinos que eran artesanos, que eran inmigrantes, y fueron construyendo con carácter propio los barrios de la ciudad, y especialmente de esta comuna”. Dijo también que el barrio “lleva un nombre augusto por un patriota fallecido en 1906, que acompañó a grandes figuras de la literatura argentina, además de fundar el diario La Nación”.
Seguidamente habló Carlos Guzzini, quien comenzó por referirse a los vecinos del barrio, de los que destacó su “fuerza, pujanza e interés por la participación”, atribuyó a ese interés la pluralidad de actos por el centenario, y recordó que “el núcleo de la democracia es pensar diferente”. Entre las actividades vecinales, puso énfasis en “hechos trascendentes para la cultura”, como la feria artesanal que funciona en la Plaza Roque Sáenz Peña y los murales de Carlos Terribili y de Marta Celli, y calificó a todos ellos de “expresiones culturales que son producto del trabajo conjunto de la gente, tal vez con miradas distintas, pero ése es el eje de la democracia”. Finalmente transmitió los deseos del Gobierno de la Ciudad y del CGPC a su cargo de “homenajear a los vecinos de Villa Mitre en este centenario”, y así resumió el propósito de su gestión: “Ayudar, acompañar y aportar mi granito de arena para que ustedes sigan creciendo y, sobre todo, para que éste sea un pueblo más feliz”.
A su turno la pastora Ester Iglesias, de la Parroquia Evangélica Emmanuel, expresó que Villa Mitre “no ha sido simplemente un lugar de casas dormitorio, sino un barrio donde podíamos encontrarnos, saludarnos con los vecinos, compartir el club y la institución religiosa, y siempre pudimos hacerlo con mucho respeto a las distintas razas y religiones”.
Por su parte, el joven presbítero de la Parroquia Nuestra Señora de la Consolata, Juan Carlos Greco, que lucía abundante melena y vestía vaqueros y camisa de color vivo, comenzó su intervención celebrando un reciente triunfo deportivo del Club Argentinos Juniors y recordando una canción de Pappo. Después, y parafraseando, según dijo, el Salmo 93 (Dios, vengador de los justos) enhebró una rogativa con “pedidos de cosas de las que Dios nos debe librar en la vida”, entre las que incluyó a “los que sacan ganancias anónimas en bancos extranjeros”, a “los que provocan vaciamientos de empresas”, a “los que compran conciencias de los débiles”, a “los políticos que se venden y a los que compran políticos” y a “los que apoyan su existencia en un aparato de televisión o en una cuenta bancaria”.
Al término del rezo, el sacerdote bendijo una placa conmemorativa que descubrieron dos abanderados en representación de las escuelas presentes. Alumnos de esos establecimientos, ayudados por docentes y dos trabajadores municipales, se encargaron después de plantar un ceibo, especie que además de proporcionar nuestra flor nacional, tiene la particularidad de darse bien en la zona.
Por último, se procedió a la suelta de cien globos celestes y blancos, portadores, según se dijo, de “mensajes de paz, unión, solidaridad, amistad y tolerancia”.

Secciones

Nosotros

Contacto