TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

sel617

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 22 de junio de  2017

13 de diciembre de 2008

EL MINISTRO LOMBARDI ANUNCIÓ ACTIVIDADES VERANIEGAS EN CALESITAS

Una vuelta más

Por Haydée Breslav para El Barrio Villa Pueyrredón y Tras Cartón

El ministro de Cultura de la Ciudad, Hernán Lombardi, calificó a la calesita porteña como “un reducto del bien en el espacio público”.

Lo hizo durante el acto realizado el 10 de diciembre último en la Plaza Palermo Viejo, del barrio homónimo, en oportunidad de presentar la actividad “Una vuelta más” –desarrollada el 14 de ese mes en las distintas calesitas de la ciudad– y de anunciar otras actividades conexas que tendrán lugar en el verano y que, según informó la dependencia a su cargo, tenderán a “la jerarquización de la oferta turística y cultural de los barrios”. Los anuncios se realizaron ante una entusiasta concurrencia integrada por miembros de la Asociación Argentina de Calesiteros y Afines, entre los que se encontraban Antonio Vila, de 90 años de edad, de Plaza Almagro, y Ricardo Borrajo, de 82 años y de Parque Lezama.
En primer término habló el secretario general de esa entidad, Carlos Pometti, quien expresó su “enorme alegría” porque la labor del sector comenzó a ser reconocida  y se empezó a tomar en serio el hecho de que cumple una función social. “La gente del Gobierno [de la Ciudad] nos convocó y aceptamos trabajar con ellos”, dijo; seguidamente informó que la actividad anunciada constituía “el primer paso” en ese sentido, y destacó la necesidad del “apoyo de toda la gente del Gobierno” para “poner en valor las calesitas que pasaron por una época muy difícil por el tema del vandalismo en la plazas”. Por último mencionó afectuosamente a distintos miembros del sector, como el nombrado “don Antonio Vilas, con casi 60 años de calesitero” y a “don Luis, ese señor que tiene la calesita en el patio de su casa y también está por cumplir 90 años”.
Por su parte, el ministro Lombardi comenzó su alocución diciendo que la actividad de las calesitas está estrechamente relacionada “con la reunión de la familia, con la tradición y la música de la ciudad y con nuestra identidad porteña”. Expresó después que “en una sociedad moderna el espacio público se disputa”, y explicó: “Yo leo el diario todos los días y veo, por un lado, las [crónicas] policiales de asesinatos, crímenes y violaciones: ésta es una parte del espacio público; y veo otra parte de ese espacio, la que los vecinos tratan de ocupar con música, con arte, con teatro, con calesitas”. Y remató, señalando la de la plaza: “Esta calesita, como las de cada uno de ustedes –y perdónenme la simplificación–, es un reducto del bien en el espacio público, y el Gobierno tiene la obligación de trabajar en conjunto con ustedes para fortalecer esos nichos del bien”.
En ese sentido, anunció: “Este verano vamos a poner bibliotecas en las calesitas” para que “se junten el chico que viene a jugar y el padre que lee”, y afirmó: “Esto es bueno para todos”. Anticipó también que habrá “un evento musical y teatral, por fin de semana, en cada calesita” para que ésta “convoque a la familia” y sea “el centro del barrio”. Para ubicar los anuncios en el actual contexto socioeconómico, manifestó: “La crisis que amaga llegar va a llegar; nosotros tenemos la obligación social de que aquellas familias que se tomaban vacaciones y este año no lo podrán hacer, lo pasen bien en Buenos Aires”.
Por último, y respondiendo a una pregunta que le formulamos, dijo: “Con el tema de las rejas en las plazas, yo sinceramente tengo dudas. Sé que mucha gente opina a favor del desenrejamiento, y también he visto en distintas ciudades del mundo que la reja es un elemento de protección al ciudadano, de modo que en la noche no haya  escenas de drogadicción, o sexuales, en las plazas”. Y prosiguió: “Lo importante es escuchar la opinión de la gente, y entender  que hay verdades relativas: en las plazas donde los vecinos se apropian de ellas como tales, no es bueno que haya rejas, porque significan un límite, pero también hay plazas en las cuales esas rejas contribuyen a proporcionar un elemento de seguridad. Creo que la respuesta definitiva tiene que ver con las características intrínsecas de las relaciones del vecino con la plaza”.

Secciones

Nosotros

Contacto