TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

BA Adop 728X90

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 23 de octubre de  2017

5 de diciembre de 2008

REFORMA TRIBUTARIA EN LA CIUDAD

La pelea por la recaudación

Por Haydée Breslav para la Cooperativa EBC

“Dinero, dinero, dinero / volcando en este arcón / su canto pasajero…”. Estos versos de Cátulo Castillo –pertenecientes al tango Dinero, dinero, con música de Enrique Delfino, que fue éxito de la orquesta de Carlos Di Sarli con la voz de Alberto Podestá– bien podrían ponerse en boca de más de un sufrido contribuyente porteño en momentos de cumplir con el fisco. Esta nota se refiere a la reforma tributaria impulsada por el Gobierno de la Ciudad y analiza sus posibles causas y efectos a través de la opinión de políticos y especialistas.

 

Al cierre de esta edición continuaba en la Legislatura de la Ciudad el debate por el proyecto de ley de presupuesto para 2009, enviado por el Ejecutivo el 30 de septiembre último. Uno de los aspectos más significativos y a la vez más controvertidos y de mayor repercusión en la opinión pública es el referido a la reforma tributaria incluida en el proyecto, que propicia, entre otras, modificaciones en la aplicación de los impuestos a los sellos y a los ingresos brutos. Según informó el Gobierno de la Ciudad, su titular, Mauricio Macri, manifestó en conferencia de prensa que en el proyecto se ha considerado “el incremento de la demanda social” y subrayó: “Esto se basa en pedir un esfuerzo a los que más pueden y no a las clases más pobres de la ciudad”. Acerca de la discusión en la Legislatura, dijo: “Necesitamos menos mezquindades y más vocación de debate por parte de la oposición a ver cuáles son los mejores instrumentos para ejecutar los proyectos”.

“Aumentar las tasas a los de mayores ingresos”

El diputado Alvaro González (Pro), presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Legislatura, asegura que “el Gobierno porteño ejecutará el 97% del presupuesto vigente” y que “se ha logrado dotar de mayor coherencia al gasto público”, pero observa que “el actual contexto de crisis internacional y la consiguiente restricción del crédito interno, sumado a la negativa del Gobierno nacional para aprobar el Foiso, suponen un doble esfuerzo a la hora de continuar con el plan de obras que el Gobierno de la Ciudad se comprometió a realizar”. Aclara que Foiso es  el acrónimo de Fondo de Infraestructura Social, “mediante el cual, a través de la emisión de un bono, el Gobierno porteño planeaba ejecutar ambiciosas obras de infraestructura”.
Atribuye a los factores expuestos la introducción, por parte del Gobierno de la Ciudad, de una reforma tributaria cuya finalidad expone: “Se trata de poder continuar con las obras que ya se han comenzado y que los vecinos demandaban desde hace muchísimos años. No obstante, se ha procurado hacer más progresivo al sistema, esto es, aumentar las tasas a aquellos sectores de la economía que gozan de mayores ingresos”. En ese sentido, especifica: “Se ha establecido una alícuota de impuestos –más precisamente en Ingresos Brutos– orientada a gravar sólo a aquellas grandes empresas que están en condiciones de asumir este esfuerzo y que representan sólo el 20% del total de los contribuyentes”. Y recalca: “El 80% de la actividad económica de la ciudad de Buenos Aires quedará exento de esta modificación impositiva”. Con respecto al impuesto al sello, informa que se ha dispuesto extender su cobro. “De esta manera, el tributo alcanzará a algunos contratos, como la compraventa de automotores y la contratación de pólizas de seguro, entre otros. Así, la ciudad de Buenos Aires se equipara al resto de las provincias en el cobro de este impuesto”.
En cuanto al mantenimiento de las metas y el ritmo actual de ejecución de obras para 2009, González sostiene que “el Gobierno de la Ciudad estima recaudar los mismos montos que en el 2008, además de los 1548 millones de pesos autorizados en la última ampliación presupuestaria, sumas a las que se les deben adicionar el 4% calculado de crecimiento del PBI nacional para el 2009 y el 12% de inflación anual ponderado para el próximo año”. En resumen, considera que “el presupuesto del 2009 ascenderá a alrededor de 16.980 millones de pesos, con un incremento de 3900 millones con respecto al presente año”. Y detalla: “De este incremento, el 66% será destinado a inversión social, a saber: 1100 millones  para Educación, 1036 para Salud, 214 para Acción Social y 155 para Cultura. Adicionalmente, se asignarán 600 millones de este mismo incremento a inversión en infraestructura, vale decir que casi el 20% del futuro presupuesto estará destinado a obras de infraestructura”. Incluye en ese porcentaje a las correspondientes al “Teatro Colón y el Plan Hidráulico, además de obras viales, subterráneos, bacheo, veredas y pasos a nivel”.

“Un disparate”

En palabras del diputado Sergio Abrevaya (Coalición Cívica), vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, “lo que Macri propone es lisa y llanamente un disparate”, y en cuanto a la oportunidad, señala: “Es un pésimo momento para aumentar cualquier tipo de gravamen, ya que en circunstancias recesivas esto no sólo castiga el bolsillo del consumidor, sino que también atenta contra la recaudación”. Y precisa: “El presupuesto enviado por el Ejecutivo establece una serie de aumentos en las alícuotas de Ingresos Brutos, como por ejemplo de 4 a 5% para la construcción, de 3 a 3,5% para los hipermercados y de 0 a 1% para la industria manufacturera local”. En ese sentido, expresa: “El presupuesto es lo suficientemente grande como para considerar innecesaria una medida que resulta recesiva y que golpeará de manera directa a los consumidores y al comercio, que constituyen el motor de la economía porteña”.
En lo que hace al impuesto a los sellos, puntualiza: “Con la ampliación que impulsa Macri, este gravamen significará el 2% del total de una transacción por la compra de un automóvil y el 0,8% de la prima de una póliza de seguro, además del 6 por mil por cada resumen de tarjeta de crédito recibido, lo que golpea directamente el bolsillo del consumidor”. A juicio de este diputado, “sería mucho más justo que Macri pusiera un impuesto al juego, actividad que crece en la ciudad sin que el Ejecutivo vea la fuente de ingresos absolutamente legítima que tiene allí y que no perjudica el consumo”.
Con relación a la perspectiva, advierte: “El enfriamiento de la economía puede de todas maneras afectar los ingresos en el futuro, por lo cual hay que ser sumamente cuidadoso con cualquier reforma tributaria que se planee”, y propone: “Una reforma basada en impuestos a los activos, más que a los ingresos brutos, sería tal vez una buena opción en la cual hay que trabajar con tiempo observando todas las posibilidades en el marco complicado de una crisis financiera internacional”. 
 
“Afectará a pymes y micropymes”

El anunciado incremento impositivo provoca inquietud en la actividad productiva y mercantil local, especialmente en la ejercida por pymes y micropymes. Fabián Castillo, presidente de la Asociación Amigos de la Avenida San Martín y Adyacencias (ACAASMA) y secretario de Prensa de la Federación de Comercio e Industria de Buenos Aires (Fecoba), adherida a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), así describe la situación del sector: “Actualmente constituyen serios problemas para el comercio y la pequeña industria –pymes y micropymes– la cantidad de gastos fijos y, sobre todo, la falta de rentabilidad. En los últimos años han aumentado los alquileres, servicios y costos laborales, pero por una cuestión de competitividad los precios de los productos no se fueron acomodando en consecuencia”.
Y prosigue: “A las dificultades que se arrastran de un año y medio a esta parte, con la recesión primero y el conflicto del campo después, se suma últimamente una crisis global que provoca la falta de consumo en todo el mundo y terminó por implicarnos también a nosotros. Esto agudiza aún más nuestra problemática interna: hoy, pymes y micropymes nos vemos en la necesidad de esforzarnos por motivar al consumidor”.
No terminan allí las dificultades del sector. “Como si todo eso fuera poco, tenemos que enfrentar la competencia asimétrica de la oferta concentrada por parte de shoppings y grandes superficies, que pertenecen a capitales multinacionales, lo mismo que los bancos que financian esas ofertas”, subraya, y puntualiza: “Buenos Aires es la única ciudad del mundo que no limita la instalación de shoppings y grandes superficies en el casco urbano”. En estas circunstancias, estima que “la suba de impuestos que impulsa el Gobierno de la Ciudad afectará directamente a pymes y micropymes”, y remarca, con respecto al Impuesto a los Ingresos Brutos, que “a la pyme manufacturera, que tenía tasa cero, es decir que no lo pagaba, hoy se lo quieren aplicar”.
Castillo informa que representantes del sector se han reunido con miembros del  Ejecutivo y de la Legislatura locales. “Una de las cosas que les comentamos a los funcionarios es que la ciudad de Buenos Aires vive de Ingresos Brutos: el 70% de la recaudación proviene de ese impuesto, y de ese 70% casi el 47% lo pagan las pymes. Los efectos de aumentar la presión impositiva serán contrarios a los que se pretende obtener, pues se traducirán en que se pague menos, se evada más y se incremente la clandestinidad en comercios e industrias”.
A mayor abundamiento, observa: “Ingresos Brutos es un impuesto que se paga ganando o perdiendo, porque tiene que ver con el concepto facturado y no con la ganancia obtenida. Supongamos que a una pyme le pagan con un cheque, y ese cheque, por diferentes motivos, y más hoy en día, después de un tiempo viene devuelto; en el ínterin, la pyme ya pagó Ingresos Brutos. Este es uno de los cientos de impuestos relacionados con este gravamen”.

“Distribuir mejor lo que se recauda”

En opinión de César Espiño, asesor impositivo y referente del barrio de Villa del Parque, “aquí se está impulsando una suba de impuestos cuando en todo el mundo los gobiernos procuran bajarlos para evitar la recesión”. Y amplía: “Macri está tratando de mostrar que hace obra, y entonces quiere recaudar; pero la eficiencia no consiste en hacer más con mayor recaudación, sino en hacer más con la misma plata. Sin embargo, no es tan fácil criticarlo si se tiene en cuenta que son muchos los que actúan de la misma manera, lo que constituye un problema muy serio”.
Atribuye a la actitud del Gobierno nacional acerca del Foiso “un fuerte componente político”, pero desaconseja el endeudamiento: “No se logra demasiado y se termina como con la deuda externa”.
Acerca del sellado a las tarjetas de crédito, dice: “Si bien afecta directamente a la gente, se trata de un impuesto relativamente menor, pero no deja de marcar una tendencia porque, en lugar de fomentar el consumo, apunta a disminuirlo”.
En cambio, califica a Ingresos Brutos como “un impuesto mucho más pesado”, y especifica: “Desde el punto de vista de la recaudación, es el más importante de la ciudad y hay que pagarlo independientemente del resultado del negocio: una empresa de este barrio entró en concurso de acreedores, le vinieron a ver las cuentas y tiene que pagar 60.000 pesos de Ingresos Brutos”.
Considera que el incremento de este impuesto podría tener, “por un lado, el efecto de desalentar la inversión”, porque no cree “que los empresarios se desprendan de sus utilidades, y entonces el dinero para pagar el impuesto lo sacarán del destinado a invertir; para muchos, será una excusa para no renovar maquinaria, optimizar tecnología o modernizar instalaciones”. Y agrega: “Por otro lado, podría provocar inflación, porque las empresas formadoras de precios no tendrán problema en trasladarles el aumento, y aun si el impuesto bajara, los precios no lo harán”. Advierte que “donde hay subfacturación y evasión permanente de Ingresos Brutos es en ciertas empresas concesionarias de servicios, porque resulta muy difícil controlarlas”.
Está de acuerdo con la idea de poner impuestos al juego y a la renta financiera, pero “en el marco de una reforma integral de todo el sistema tributario, que no se limite sólo al de la ciudad, de modo que lo que se recaude rinda más y se distribuya mejor, e incluya a la coparticipación, que actualmente se maneja muy discrecionalmente”.

Secciones

Nosotros

Contacto